Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
PREPARAD EL CAMINO AL SEÑOR
Carrascus

Una de las obras maestras de la música occidental de todos los tiempos suele recuperarse todos los años por estas fechas. Me refiero al “Mesías” de HAENDEL y, sobre todo, a su momento cumbre, los coros del “Aleluya”, quizás el más sacrosanto y amado totem de la música clásica, rivalizando si acaso solo con el “Himno a la Alegría” de la Novena de Beethoven.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“¡Aleluya!”

Por eso, a los amantes de esta gran obra quizás les sorprenda saber que no fue compuesta para la Navidad, sino para la Cuaresma, y que el “Aleluya” no se escribió para honrar el nacimiento o la resurrección de Jesucristo, sino para celebrar la destrucción de Jerusalem por parte de los romanos en el año 70 de nuestra era, arrasando su sagrado Segundo Templo, y terminando así con la gran revuelta judía que había comenzado cuatro años antes.

Para la mayoría de los cristianos que vivían en los tiempos de Haendel (mediados del siglo 18), este horrible hecho era considerado como justicia divina sobre el judaísmo por su pecado de no aceptar a Jesús como el Mesías prometido por Dios.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Nos ha nacido un Niño”

Durante los últimos siglos, sin embargo, muchos estudiosos de la música clásica han mantenido que Haendel era pro-judío, debido a su costumbre de escribir oratorios sobre antiguas leyendas israelitas, como “Israel en Egipto” o “Judas Macabeo”. Pero en realidad no es así, porque Haendel y sus contemporáneos no consideraban a estos personajes que llenaban la Bíblia como judíos, sino como proto-cristianos creyentes en el Mesías prometido, es decir, en Jesucristo.

Pero del Judaísmo más allá del advenimiento de Jesús nunca dijo o compuso nada positivo, ni incluso puede decirse de él que se mantuviese neutral en sus pensamientos.

Ni tampoco se puede decir que los judíos estuviesen muy preocupados por lo que pensase de ellos porque era esa una época en la que la mayoría de los judíos que había en Londres eran demasiado pobres como para asistir siquiera a las interpretaciones originales de Haendel, y además eran muy observantes de su religión como para estar de acuerdo con que se hiciese uso público del sagrado e impronunciable nombre de Dios en los oratorios, incluso aunque este nombre fuese “Jeovah”, que era la equivocada forma en que los cristianos le nombraban.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“El que no está Conmigo está contra Mí”

El libreto de la obra del “Mesías” lo escribió Charles Jennens, un amigo de Haendel erudito en temas bíblicos, que se basó para hacerlo en pasajes que extrajo de “El Libro de las Oraciones” y de la versión inglesa del Rey Jaime de la Bíblia. Como cristiano tradicionalista que era, Jennes no aceptaba de muy buenas ganas el imparable ascenso que estaban teniendo por entonces las doctrinas del Deísmo, que venía a decir que Dios había creado el Universo, sí, pero que luego simplemente le había dejado a su aire para que siguiese su curso sin intervención divina; es decir, afrontaban la cuestión de la existencia de Dios a través de la razón, y no de la fe o las tradiciones. Mientras que el Cristianismo que él practicaba (y se sigue practicando ahora) se apoya en la creencia de que Dios jugó un papel importantísimo en la Historia, incluso tomando parte en ella en la forma humana de Jesucristo. Por lo tanto, para Jennes y sus compañeros de religión, el Deísmo representaba una seria amenaza.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Y va a mostrarse la Gloria de Dios”

Para los deístas Jesucristo no era ni el Hijo de Dios ni el Mesías. Y como los escritores cristianos han considerado normalmente a los judíos como los mayores enemigos de su religión, enseguida supusieron que los deístas obtenían toda su munición anti-cristiana de los rabinos y los estudiosos del judaísmo, y pensaban que los deístas no eran otra cosa que los que hacían el trabajo subterráneo y sucio a los judíos.

Especial dedicación a la causa antijudía y antideísta es la que dedicó el obispo anglicano Richard Kidder, que escribió un tratado sobre Jesucristo como Mesías llamado “Una demostración del Mesías; en la que se demuestra la verdad de la Religión Cristiana, contra todos los enemigos de la misma, pero especialmente contra los Judíos”… Pues bien, este tratado de tan largo e ilustrativo nombre, que Charles Jennes poseía en su edición de 1726, y que parece haberse estudiado con detenimiento, podemos decir que fue el anteproyecto del “Mesías” que todos conocemos y que tanto nos gusta.

Como Jennens se daba cuenta de que no iba a poder desbaratar los planes de sus enemigos simplemente escribiendo más y más textos aburridos sobre la comprensión de la Biblia y de Jesucristo como centro de todo, pues recurrió a la música, y se asoció con Haendel para poder dar más realce a su libreto. ¿Qué mejor forma de consolar la inquietud de los cristianos, que veían debilitarse su fe a causa de las tretas de los deístas y los judíos, que recurrir a los sentimientos y las emociones del arte más allá de las razones y revelaciones del argumento?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“El Señor nos reveló la Palabra”

El “Mesías” hace exactamente eso. Culminando con los coros del “Aleluya” después de que el resucitado Jesucristo, sentado a la diestra del Padre, desata su ira sobre los judíos, permitiendo que las legiones romanas arrasen Jerusalem y su Templo Sagrado. Incluso Jennes hace una trampa clamorosa, ya que hablaba del triunfo de Jesucristo sobre “las naciones”, cuando los textos bíblicos en los que se inspiró hablaban del triunfo sobre “los paganos”; con esta tendenciosa interpretación tenía la ventaja de que podía meter en el saco de “naciones” a los judíos, mientras que nadie podría incluir a estos entre los “paganos”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“¿Por qué las naciones se amotinan?”

En la época de Jennes y Haendel los cristianos eran todo menos unánimes en la creencia de que la violencia desplegada en el Libro de los Salmos (“Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás…”) representaba una profecía para un hecho posterior. Así que cuando Jennes llevó estos versículos de los Salmos al oratorio de Haendel y les hizo comprender la profecía de la destrucción del templo semita, señalando el rechazo de Dios por el Judaísmo, la respuesta fue contundente: “¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya! Por el reinado de Dios Nuestro Señor Omnipotente. El Reino de este mundo se ha convertido en el Reino de Nuestro Señor. Y de su Hijo, Cristo. Y Él reinará por los siglos de los siglos. Rey de Reyes y Señor de Señores. ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!…”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Su Voz se difundió por los confines de la tierra”

Y la música de Haendel respalda de forma épica este mensaje teológico. El arranque y el ambiente de los coros del “Aleluya” es de triunfo absoluto. Y por primera vez en toda la obra (aunque esta pieza se entona ya en el final de la segunda de las tres partes que la componen) suenan juntos las trompetas y los tambores. En la música del Barroco esta combinación de instrumentos era emblema de gran poder y de victoria. Haendel, sin embargo, se los ahorró en la celebración de la destrucción de Jesucristo en la cruz, cuando se configura a los enemigos que los Salmos vaticinaban que se borrarían de la faz de la Tierra.

Como obra maestra e intemporal que es, el “Mesías” de Haendel continuará alimentando espiritual y estéticamente a todos los amantes de la música. La obra también podemos decir que fue un producto de su propio tiempo. Pero los oyentes harían bien en analizar su significado cuando, imbuídos de espíritu navideño, disfrutan de los cantos a pleno pulmón del “Aleluya”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Cuando suene la trompeta los muertos resucitarán incorruptos”

PARÉNTESIS MUSICALES

Haendel está considerado como uno de los compositores más influyentes de la música occidental, y además se dice de él, con todo merecimiento, que es una de las figuras cumbres del Barroco. Por eso será familiar para casi todos vosotros, y no he querido entrar en detalles biográficos. De su música también habreis tenido referencias, sobre todo del “Mesias” que nos ha ocupado en este post y de su “Música acuática”.

Pero a lo mejor no sabreis que en la actualidad no le han perdido la pista y hay imnumerables ejemplos de músicos que se basan en él, cuando no le versionan directamente… a veces para disfrute solo de minorías, y otras, con incontestable éxito, como cuando se utilizó en los títulos de créditos de la película “Barry Lyndon” su “Sarabande”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Sarabande”

Posiblemente, entre las más famosas piezas de Haendel estén los himnos de la coronación como rey de Jorge II de Inglaterra, al que el músico tenía en gran aprecio, sobre todo porque le había firmado su acta convirtiéndole en súbdito inglés (Haendel nació en Alemania). Y de los cuatro himnos que escribió, el primero de ellos, “Zadok el Sacerdote” es el más familiar a todo el mundo, aunque no tengan ni idea de su existencia. Lo vais a comprobar en seguida; porque… a ver si sabeis qué otro famoso himno, muy escuchado en Sevilla en los últimos tiempos, está basado en éste de Haendel para la coronación.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


“Zadok el Sacerdote”

Estos ejemplos son muy clásicos, ya veis, pero también Haendel tiene sus seguidores entre los músicos más rockeros y más avant-garde. Sobre todo la parte de su ópera “Serse”, en la que éste, que es el rey de Persia, entona un bello tema de amor… a un árbol: “Jamás ha existido sombra vegetal tan querida y amable…”. Luego se enamoró de Romilda y le cantaba a ella, pero esa es otra historia. Esta pieza se conoce como “El Largo de Haendel”, y te he traído una versión cantada y otra instrumental.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Lisa Gerrard – “Largo”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Tangerine Dream – “Largo”

Y, lógicamente, tampoco podía resistirse a los encantos de Haendel una de las estrellas más brillantes de la música de nuestro tiempo… que en el fondo siempre ha tenido alma de primadonna.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Barbra Streisand – “Lascia ch’io pianga”

Y con este actualizado fragmento de la ópera “Rinaldo” cerramos estos paréntesis, y damos paso a vuestros comentarios.

Categorías: Like a Rolling Stone -

22 Comments

  • El dia 26.12.2007, atikus dijo:

    Curiosa esta informacion sobre Haendel, una vez realicé un trabajo en el cole sobre él y me salio una audición desastrosa -era con cinta-, estaba desgastada, y sonaba fatal, que mal lo pase, jeje!!
    MMMMmmm el concierto de año nuevo de Viena, mas que Haendel, tocan Straus, no?..elDanubio Azul famoso y algo de Mozart..creo..de todas formas siempre estoy fatal, nunca le presto atención, mal día para concentrarse en nada 😉

    • El dia 26.12.2007, JL Ambrosio dijo:

      Magnífico artículo este de Haendel, no viene mal recobrar algo de perspectiva histórica en piezas tan trilladas como las que aquí suenan. Y lo que me queda claro es que más que antisemita, este compositor era, al fin y al cabo, hijo de su tiempo. Lo que me recuerda que…¿contra quién está compuesto el oratorio de Macca?

      • El dia 26.12.2007, carrascus dijo:

        Pues sí, D. Atikus… el “Mesias” de Haendel suele interpretarse muchísimas veces en Navidad, pero no tiene nada que ver con el concierto de Año Nuevo de Viena. En el que normalmente las piezas que se interpretan son principalmente de los tres Strauss: el Johann senior, el Johann junior y el Joseph; y de otros compositores contemporáneos de por allí, como Hellmesberger y Lanner. Aunque este año, y en vista de que por primera vez el director invitado será francés (Georges Prêtre), se interpretarán la “Marcha de Napoleón” y la “Marcha Parisina” entre otras más, con lo que el repertorio no será estríctamente austríaco. Aunque seguro que al final todos terminan tocando las palmas al compás de la Marcha Radetsky como manda la tradición.

        Jejeje… Ambrosio… gracias, colega. La verdad es que el oratorio de McCartney está compuesto contra todos los que lo escuchan. El puro lamento que son sus piezas musicales se convierte en otro lamento por el tiempo perdido después de oírlo… la verdad es que se lo podía haber ahorrado, porque para decirnos que “todo lo que necesitamos es amor” ya estaba la canción que compuso en tiempo de los Beatles, que era mejor y (muchísimo) más corta…

        • El dia 26.12.2007, Antígona dijo:

          Uff, muchas cosas se me ocurren en relación a este post, Carrascus.

          A ver, por un lado, no creo que ni un ápice de la grandeza de Haendel pueda verse menoscabada por el sentido de sus obras, por las intenciones o ideas que las inspiraron. Toda la música del barroco está profundamente ligada a una cosmovisión en la que la religión ocupaba un papel central. Y ya se sabe que las disputas religiosas son las más cruentas y las que más nefastas consecuencias han traído a la historia de la humanidad. Y no me extraña. La ideología religiosa es absolutista por naturaleza. Sólo puede haber una verdad. Y quien no la detenta, quien la traiciona, quien propaga otra verdad, es el mismísimo diablo. De ahí que los seres humanos hayan carecido totalmente de escrúpulos a la hora de intentar acabar con su influjo.

          Diría entonces que aceptar la inspiración religiosa del barroco es aceptar todas las miserias que la religión trae consigo, sin poner en duda, por supuesto, que unas doctrinas traen más miserias que otras.

          El deísmo supuso un gran intento de conciliar el espíritu ilustrado con la fe religiosa. Pero, al mismo tiempo, un contundente ataque a las religiones positivas que no podía dejar indiferente a las mentes más conservadoras, o a quienes creían que sin una guía adecuada, sin los ritos y los dogmas fomentados por las instituciones religiosas, el espíritu religioso corría el riesgo de perderse. Y no hay que olvidar tampoco que eso es, lo que en efecto, acabaría ocurriendo. De ahí que una cabeza tan progresista como la de Locke, en su “Carta sobre la tolerancia”, se mostrara absolutamente intolerante con los ateos: sin temor de dios, se impone la amenaza del caos, del desorden, del “todo vale”. Con esto quiero decir que cualquier paso por alterar el orden religioso del mundo, en el sentido que fuera, y aun preservando la idea de la existencia de dios, iba a encontrar siempre feroces contrincantes.

          Que Haendel se pusiese de lado de los antideístas, y con ello en contra de los judíos, me parece comprensible. El antisemitismo ha sido una constante en la historia europea que aún no ha terminado. Por ello, que sus obras escondan ese componente antisemita me parece una circunstancia histórica hasta cierto punto anecdótica que no creo que deba influir a la hora de valorarlas.

          Me ha encantado escuchar de nuevo esa pieza que aparece en Sarabande, esa genial y durísima película de Bergman. Sobre ella también habría muchísimo que hablar.

          ¡Un beso!

          • El dia 26.12.2007, JL Ambrosio dijo:

            ..y ni siquiera la compuso él, Carrascus, sino John. Y es que, particularmente, si tuviera que cambiar al “Liverpool Oratorio” por otra de las obras de Macca, yo me quedaría con “You never give me your money”.

            • El dia 26.12.2007, carrascus dijo:

              Pues querida Antígona… aún siendo verdad todo lo que dices en tu comentario, creo que estoy más de acuerdo con la frase que escribe mi colega Ambrosio un poco más arriba: No viene mal recobrar algo de perspectiva histórica en piezas tan trilladas como las que aquí suenan.

              Sin que, por supuesto, este análisis sea un handicap para valorar la grandeza de la música que envuelve a las ideas. Y creo que eso queda bastante claro con una de las afirmaciones del final del post: Como obra maestra e intemporal que es, el “Mesías” de Haendel continuará alimentando espiritual y estéticamente a todos los amantes de la música. Sobre todo teniendo en cuenta que las partes antisemitas no son suyas, en realidad, sino de Jennes, que fue quien escribió el libreto. Haendel lo que hizo con su música fue subrayar poderosamente las tendencias del libreto de Jennes, y celebrarlas con el eufórico climax del “Aleluya”.

              De acuerdo en que la obra, tomada en su conjunto, al igual que otras muchísimas más del periodo barroco, no eran antisemitas per sé, sino triunfalistas sobre la victoria de la religión cristiana contra sus enemigos… aunque, eso sí, especialmente contra los judíos.

              La tesis de tu comentario es real, y clara. De ella se desprende que los cristianos no condenaban ninguna creencia específica, sino la falta de creencia en la fe en Cristo. Pero la manipulación de los textos bíblicos para ponerle letra a esta obra también está bastante clara… y es tendenciosa.

              Pero bueno… que a tí te gusta Haendel… y a mí también… y conocer el trasfondo de su obra más conocida no va a hacer que nos sintamos culpables por nuestro disfrute.

              Respecto al último párrafo que escribes, me alegro de que te guste “Sarabande”. Y estoy seguro de que ha sido un lapsus, pero “Barry Lyndon” no es de Bergman, sino de Stanley Kubrick.

              Mil besos, amiga… ¿veo que estás logrando sobrevivir a tu odiada Navidad? Y plena de fuerza, además…

              Ambrosio, hijo… lo dicho… el día que te muerdas la lengua te envenenas.

              • El dia 26.12.2007, Antígona dijo:

                Si estamos totalmente de acuerdo, amigo Carrascus, simplemente quería abundar un poco más en la idea que exponía Ambrosio de que Haendel, como todos, era también hijo de su tiempo.

                Conocer el trasfondo de cualquier obra siempre es interesante, claro que sí, aunque lo que descubramos no sea precisamente aquello que nos gustaría encontrarnos. Pero luego siempre debemos relativizarlo o escapar de un juicio precipitado tratando de comprender el contexto histórico e ideológico en toda su amplitud. Y creo que en tu post has llevado la cuestión al terreno donde precisamente debía tratarse.

                En cuanto a lo de Bergman… pues ha sido triple lapsus a poco, que yo no sé lo que tendría en la cabeza cuando te estaba leyendo pero lo que yo he “leído” es que esa pieza aparecía tanto en la película de Bergman “Sarabande” como en el “Barry Lindon” de Kubrick. Y ahora que lo pienso bien me parece que esa pieza no forma parte de la música de esa película de Bergman, pese a que sí está constantemente presente la de Bach. “Barry Lindon” es una de mis deudas pendientes con Kubrick, pero que espero subsanar en cuanto tenga oportunidad. Así que en cuanto la vea te cuento, aunque apuesto a que será magnífica. Como todo lo que hace Kubrick.

                Sobrevivo, sí… mala hierba nunca muere 😉

                Mil besos

                • El dia 27.12.2007, Mityu dijo:

                  La obra permanece, a pesar de su creador. A veces le sobrepasa, le anula. Si es una obra maestra el creador tiene una función más allá del amanuense que da forma a la talla que siempre estuvo presente.

                  Eso no es obstáculo para que esté de acuerdo con Ambrosio, y la paradoja insista en dejar claro que la genialidad no es lógica, ni se atiene a los conceptos tradicionales de bueno y malo, o que estos, en todo caso, poca relación tienen que ver con las mínimas vidas de los grandes autores, siendo, sin embargo, definitivos los pensamientos que le animan mientras componen.

                  Un galimatías, ya lo sé. Pero lo pienso. Y lo peor es que lo digo.

                  Recuerdo a este punto los intentos por desmerecer las obras de Picasso en virtud de su vida personal, dicen las malas lenguas que con notas de crueldad.

                  Pero… todo va junto. Lo más terrible, junto a lo más hermoso.

                  Un post que echaba de menos, aunque no lo pedí.

                  Gracias. Un saludo. Sonrisas siempre.

                  • El dia 27.12.2007, Lula Fortune dijo:

                    Hola Carrascus: he leído todos los coments y creo que mi cerebro también está de vacaciones porque mis ojos bailaban por las letras como autómatas…dejándose llevar, sin más. Qué preciosidad de música. El año pasado estuve en Viena y no sé por qué, estas piezas me han hecho evocar aquellos paseos bajo un frío siberiano. Mi preferida es la de banda sonora de Barry Lyndon, la puedo escuchar mil veces una detrás de otra. En fin (y me jode decirlo) me has reblandecido el corazón y casi siento ese espíritu navideño que tanto te gusta. Voy a escuchar a los Pistols ahora mismo!!!!!
                    Besos, besos y besos.
                    (Tengo algún problemilla de conexión a Internet, por eso tardo tanto en escribir…no es que me olvide de ti 😉

                    • El dia 27.12.2007, Lula Fortune dijo:

                      AH! se me olvidaba: qué chulo el efecto nieve en el blog!!!!

                      • El dia 27.12.2007, carrascus dijo:

                        …¿ves, Lula, como no se puede abusar de los chupitos de Ruavieja…? Luego una no se entera de lo que lee…

                        Pues te has perdido las hermosas formas que han tenido Antígona y Mityu de decir que están de acuerdo con Ambrosio y conmigo, pero mejorándolo.

                        Besos para todas…

                        Por cierto, Ambrosio… hoy he estado en la tienda del Goyo. Y le he tenido que mirar veinte o treinta veces para reconocerlo. Me temo que tú y yo nos hemos quedado con todos los años que no ha ido cumpliendo él.

                        • El dia 27.12.2007, JL Ambrosio dijo:

                          Pues mejor para él. Hay años que se cumplen con gusto. Coño, después de haberme visto en la peli del Silvio con veintipocos años (suerte que la escena no salió en el metraje final) estoy contentísimo del paso del tiempo. Además, como decía Indiana Jones, “no son los años, es el kilometraje”

                          • El dia 28.12.2007, Luna Llena dijo:

                            Ahora que habláis de mi director de cine preferido: Bergman, os sugiero a los artistas de este blog un futuro post temático sobre él, o la música en su cine. Feliz años a todos y muchas gracias por mantener vivo este rinconcito de solaz cultural.

                            • El dia 28.12.2007, carmen dijo:

                              Sí que es un gusto adentrarse en la historia mientras se escucha una música tan pasional y tan conocida como ésta. En este caso la pasión religiosa que siento tan lejana… pero que se transmite y permite que la entendamos al modo de cada uno… me la quedo! Besosss fuertes en este descanso de las comilonas.

                              • El dia 28.12.2007, Microalgo dijo:

                                No tenía ni idea de esto. Un pozo de sabiduría es Usted. Un pozo.

                                De cualquier manera, es un gustazo escuchar música barroca (yo es que tengo ya el oído hecho, también es cierto).

                                Yo escuché el Messias en Dundee (escocia), con un coro de cuatrocientas personas dándole a voz en cuello. Algún día en el otro blog escribiré una anécdota sobre esa audición.

                                Al menos en el Reino Unido, antes de iniciar la pieza del “aleluya”, el director se da la vuelta y hace una seña al público para que se levanten y lo escuchen en pie, porque el rey que entonces reinaba por allá (creo que Jorge I, pero no me he parado a certificarlo) hizo que repitieran esa pieza y se puso en pie para oírla. Y calro, ya toa la peña no se iba a quedar asín sentaítos…

                                Muchas gracias por el regalo navideño. Ahí, música güena, y no tanto rap, jip jop, reguetón y tó el resto.

                                Como decían los de Gomaespuma: “donde estén las marchas militares, que se quiten Beethoven, Carina y todos esos”.

                                Felices fiestas, queridos todos.

                                • El dia 28.12.2007, dama dijo:

                                  Interesante.
                                  No sabía yo de las multiples facetas de este compositor, quiero decir, versiones.
                                  La música clásica es mi gran ignorancia, me limito a sentirla, pero no se nada, algo de Mozart (por Amadeus).
                                  Aunque tengo a auténticos maestros por mis “lugares”…
                                  Sin duda, el momentazo de mi Navidad es levantarme el día 1 y poner la tele para ver el Concierto de Año Nuevo.
                                  Lo hago desde niña, es algo que me encanta, que le voy a hacer, soy así de particular…

                                  • El dia 29.12.2007, carrascus dijo:

                                    Mmmmm… muy tarde y muy cocido como para escribir demasiado… a pesar de que he visto que hay entradas nuevas en varios blogs del entorno… los dejaré para mañana, cuando descanse después del maratón de compras que tenemos preparado la Sra. Carrascus y yo… que, además, soy de los que los disfruta…

                                    Me alegra muchísimo que haya tenido tanta aceptación este post… supongo que sobre todo por la música, porque pensé que el texto quizás no os iba a interesar demasiado. Me alegro de haberme equivocado.

                                    Ya que menciono la música… ¿nadie se va a atrever a decir qué himno está inspirado en ese otro de Haendel para la coronación…? Pero si es muy fácil, hombre…

                                    Y más cosas hablando de música… ¿qué os parece la selección de buenas canciones del año que se nos va, que hemos colocado en el radioblogin’…? Si quereis mencionar algunas otras que sean más significativas para vosotros, no os corteis, que en unos días podemos preparar otro radioblogin’ más y las metemos en él…

                                    Ah… y D. Micro, no se lo tome a mal, sé que no lo hace con mala intención… pero para mí eso de las bandas militares será yuyu en una buena temporada… hasta que me olvide de la “nochebuena” que nos dió mi vecina cuando vino a cenar a casa, como todos los años (aunque para nochevieja la registraré antes de entrar), con un CD de una banda de esas de cornetas y tambores de semana santa, pero haciendo villancicos… simplemente no hay palabras…

                                    • El dia 30.12.2007, EuLaliA dijo:

                                      El himno por el que preguntas es el de la Champion League.

                                      No es merito mio, que yo de futbol como Ambrosio, nada de nada. Es que me lo ha soplado mi hermano.

                                      • El dia 31.12.2007, carrascus dijo:

                                        Pues sí, efectívamente, amiga Lali… tu hermano tiene razón, el himno que inspiró el “Zadok” de Haendel es el archiconocido himno de la Champion League… que tanto nos gusta escuchar por Sevilla.

                                        Un beso. Y que pases un próximo año muy feliz.

                                        • El dia 05.01.2008, Glauca Maria dijo:

                                          Me estaba poniendo al dia y me encuentro con este post…me ha encantado.
                                          Seguiré por aqui un ratito que tengo mucho que oir y que leer.
                                          Felices Reyes a tod@s.

                                          • El dia 18.04.2009, Beatriz Viterbo dijo:

                                            Muy bueno el artículo con sus ilustraciones musicales.
                                            El Mesías siempre me ha parecido una serie inconexa de trozos que le sirvieron a Händel para escribir su maravillosa música, me resulta un poco triste enterarme a esta altura que tanto Aleluya era por la destrucción del templo de Jerusalén. Igualmente, tal como está el texto uno puede pensar que celebra la resurrección de Jesucristo el domingo de Pascua.
                                            Muy linda la versión de lascia qu’io pianga de Barbra Streisand, tiene una dulzura que no poseen cantantes profesionales, aunque claro, la de Cecilia Bartoli es mejor.
                                            Saludos

                                            • El dia 19.04.2009, carrascus dijo:

                                              Pues muchas gracias, Beatriz. Me algra que te guste el artículo, y sobre todo que te hayas tomado la molestia de escribir un comentario sobre él, porque eso además lo reactivará un poquito, y tras llevar escrito casi año y medio seguro que ahora tendrá algunas visitas más.

                                              Vuelve tú también cuando quieras.

                                              (Required)
                                              (Required, will not be published)

                                              Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.