Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
TE LO JURO POR MI VIEJA (5)
Carrascus

Con este terminamos la serie de posts cortos refundidos por Carrascus para salvar estas semanas de ajetreo. A partir de la semana que viene intentaremos volver a la anormalidad. Gracias por su comprensión

Ya me advertía mi vieja que no me juntase con ellos, que los rockeros son tipos muy raros..

BLUE SUEDE SHOES

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Captain Beefheart – “Ice cream for crow”

En 1982 el CAPTAIN BEEFHEART había editado su último disco “Ice cream for crow”, y en su retiro vivía en un trailer en mitad del desierto de Mojave, llevando la vida de un viejo hippie que consolaba su soledad invitando a fiestas a todos los amigos que aún le recordaban de sus tiempos de esplendor. A los que acudían a sus reuniones el Capitán les mostraba sus pinturas, les cantaba algunas canciones caseras inspiradas en su vida de ermitaño y, sobre todo, les contaba batallitas (como ahora hago yo con vosotros) de los años 60, en los que en vez de dar aburridas fiestas, era invitado a todas las que los famosos daban en sus mansiones.

Como aquella era la época del verano del amor y de la eclosión de los hippies y sus comportamientos tan naturales, era costumbre bastante extendida prescindir en aquellas fiestas de parte de (si no de toda) la ropa, y del calzado. Una noche en que la fiesta a la que le habían invitado Jack Nicholson y Anne Bancroft se tornó en un coñazo debido a la cháchara con la que los anfitriones querían epatar a sus invitados, Beefheart decidió irse de allí sin avisar no sin antes vengarse por tan aburrida velada llevándose los zapatos de todos los invitados, que estaban amontonados por allí.

La broma le pareció tan divertida que decidió seguir haciéndola en prácticamente todas las fiestas a las que le seguían invitando, con lo que dio comienzo una extraña colección que el Capitán enseñaba orgullosamente a los invitados que venían ahora a verle al desierto.

De un gran armario Beefheart sacaba un enorme baúl de piel y lo abría. Estaba totalmente atestado de zapatos: zuecos, babuchas, alpargatas, zapatillas de felpa, botas, mocasines… toda la gama de calzado. “Este”, decía, levantando sobre su cabeza una cosita color púrpura de la que colgaban unas correas estrechitas, “es el zapato izquierdo de Elizabeth Taylor…”. Luego aupaba una zapatilla de deporte Converse, “ésta es del pie izquierdo de Peter Fonda”… y así seguía. Porque el principal motivo de las fiestas del Captain Beefheart era mostrar sus trofeos a cualquier invitado que viniese: su inmensa colección de zapatos del pie izquierdo de las celebridades que conoció.

Finalmente, después de mucho suspense, alzaba hasta lo alto una sandalia marrón perfectamente conservada con todo su brillo. “Y esta es la estrella de mi colección… ¿de quien pensáis que puede ser?… es el zapato izquierdo de Jeffrey Hunter !!!”. Los invitados solían mirarle con caras de bobo y decir “anda yaaaa, si ese solo era un actor de segunda fila…”. “Sí”, contestaba el Capitán alargando su sonrisa. “Pero es el actor que interpretó “Rey de Reyes”, y yo tengo su sandalia… la sandalia de Jesucristo… ¡¡¡ Esta es la sandalia izquierda del Pescador !!!”

EIGHT MILES HIGH

Humble Pie

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Humble Pie – “Hot ‘n’ nasty”

A mediados de los 70 Humble Pie eran unas de las más importantes bandas de América. Tan grandes que se podían permitir alquilar un Lear Jet para desplazarse en sus giras a través de los USA. El piloto que tenían era un ex-piloto de combate en la Guerra del Vietnam y, durante los vuelos más largos, él y la banda solían disfrutar de pequeñas celebraciones a base de quaaludes, Remy Martin, coca de la mejor calidad y toda clase de psicofármacos y drogas variadas.

Pero como de todo se aburre uno, también ellos ingresaron en la monotonía, y un día, aburridos como ovejas, en un vuelo de Costa a Costa americana, con la compañía de dos señoritas que les hacían los coros absolutamente borrachas, el piloto comenzó a contarle batallitas a la banda y entre otras varias, les contó como la NASA simulaba la gravedad cero. Para aclimatar a los astronautas a la falta de peso hacían subir un avión hasta ocho millas de altura (más de doce kilómetros), hasta el borde de la estratosfera, y desde allí iniciaban un descenso a 45 grados de acuerdo con la curvatura de la Tierra, así el avión caía más rápido que el cuerpo y se establecía una réplica de los efectos de la falta de peso.

Steve Marriott, Dave Clempson, Greg Ridley, Jerry Shirley y, en mucha menor medida, Peter Frampton, consideraron que ésto era una fantástica idea y pidieron al piloto que lo hiciera. Este no se hizo mucho de rogar, y tras subir tan alto como pudo, dejó caer el avión y la banda y las dos chicas (e incluso un reticente Peter Frampton), empezaron a flotar, chocándose unos con otros y, como os podéis imaginar, partiéndose el culo de risa. De hecho una de las chicas del coro se reía tanto que (con la papa que llevaba) se meó tóa y la siguiente idea genial que tuvieron los músicos fue rellenar condones con aquella cosa amarilla que flotaba por allí y tirárselos entre ellos.

Pero con esta divertida batallita todos se olvidaron del hecho obvio de que esa falta de peso era simulada. Cuando el avión salió de la caída y se enderezó, toda la fiesta se fue al suelo de golpe seguida por una masa de viscoso liquido amarillo, la cual, por algún extraño capricho de la física, fue a caer toda enterita sobre un desafortunado Peter Frampton.

DINAMITA PA LOS POLLOS

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Willie Nelson – “Blue Hotel”

Érase una vez la casa de Willie Nelson en las afueras de Nashville; un cuadro de bucólico éxtasis, con un montón de gordas gallinas cloqueando tranquilamente en su jardín. Willie adoraba a sus gallinas. Casi tanto como su vecino adoraba a su gallo de pelea. Pero la adoración de ninguno de los dos era comparable a la que sentía el gallo del vecino por las gallinas de Willie.

Un día, después de llegar a casa y ver de nuevo como una de sus gallinas favoritas andaba toda magullada y medio desplumada, mientras el gallo del vecino se pavoneaba por el jardín buscando su equivalente al cigarrillo post-coital, Willie corrió indignado a hablar con su vecino para pedirle que su gallo cesase inmediatamente de tener este comportamiento tan poco galante. Pero al vecino le dio igual, le dijo a Willie que los gallos eran gallos y qué se le va a hacer.

Así que Willie fue a buscar su escopeta como respaldo a sus razones, por lo que el vecino se avino a enseñar buenas maneras a su gallo… Pero todo fue en vano, porque a pesar de los esfuerzos del vecino, cada vez que Willie Nelson volvía a su casa se encontraba a otra gallina semidesplumada a causa de los pocos miramientos que tenía el emplumado amante a la hora de echar sus polvetes.

Pero la paz volvió a reinar desde aquel día en que Willie Nelson estaba en su frondoso jardín, sentado tranquilamente, rodeado de gallinas cluecas alborozadas, con su escopeta apoyada a un lado, degustando la carne que iba sacando de una chisporroteante barbacoa. Parrillada de gallo de pelea, una delicatessen tejana. Por supuesto, el vecino no fue invitado.

WILD IS THE WIND

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Aerosmith – “Toys in the attic”

A mediados de los 70 AEROSMITH saboreaban las mieles de su triunfo con el disco “Toys in the Attic”; y con Led Zeppelin ya fuera del campo de juego, el mundo del rock les reconocía a ellos como los auténticos reyes.

Por supuesto, había que celebrarlo, y como los miembros de la banda se las pintaban solos para toda clase de festejos, decidieron que había que ayudar a su líder, Steven Tyler, a terminar de esnifar toda la producción colombiana.

Pero la vida sigue, y había que sacar un nuevo disco que les mantuviese en candelero, por lo que había que volver a los estudios de grabación. Y así lo hicieron; con muchas ganas de empezar, que eso nadie se lo discutía, pero comprensiblemente, debido a la cantidad de sustancias consumidas, un poquito espesos en lo que a ideas se refería.

Su productor, Jack Douglas, encontró la solución. Cuando la banda le dijo que el nuevo disco, “Rocks”, querían que fuese un disco “orgánico”, Douglas les persuadió de que la mejor forma de lograrlo era no comer más que verduras durante dos semanas.

Imaginándose que intentando este saludable modo de vida iban a poder paliar los efectos de los excesos cometidos en los meses anteriores, todos estuvieron de acuerdo. Pero cuando terminó la quincena vegetariana sus intestinos estaban bastante apretados e hinchados, por lo que Douglas les prescribió a cada uno un litro de zumo de ciruelas pasadas por la Turmix. Y el efecto fue el que esperaban.

Lo que no esperaban es que el técnico de sonido les hubiese escondido en el servicio del estudio una grabadora conectada, para echarse unas risas. La sinfonía de pedos y cagaleras sonaba de la hostia de bien cuando la puso a todo volumen a través de los monitores del estudio.

Seguramente todavía estará esta cinta por ahí metida en algún baúl de la banda, sin que nadie quiera acordarse de ella. Pero yo no puedo dejar de pensar que si en vez de dejarla acumular polvo la hubiesen editado, seguramente hubiese sonado mucho mejor que cualquiera de sus discos de los ’80.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Aerosmith – “Back in the saddle”

Categorías: Simple twist of fate -

17 Comments

  • El dia 01.12.2007, Maese Rancio dijo:

    Leyendo la escatológica anécdota de Aerosmith, me he acordado de otra historia que más bien encaja en el “Te lo juro por mi vieja (4)”, pero ya la cuento aquí.
    En los gloriosos años de los “Toxic twins” (Tyler y Perry “embrutesíos”) la banda solía acabar sus conciertos con la misma canción. Un día decidieron cambiar el set y empezar con dicha canción, sin embargo algo raro ocurrió. Cuando terminaron los acordes finales del tema, los miembros de la banda (hasta la colcha de sustancias potentes) se fueron del escenario convencidos de que acaban de tocar la última canción del concierto.
    ¿Leyenda o realidad?

    Y siguiendo la línea de Aerosmith, una duda me corroe el alma ¿cómo Steven Tyler que es más feo que pegarle a un padre con un calcetín sudao fue capaz de engendrar a un ser tan angelical como su hija Liv?

    • El dia 02.12.2007, carrascus dijo:

      No me extrañaría nada que fuese absolutamente real lo que nos cuenta, Maese.

      Con respecto a su pregunta del final del comentario… seguramente la respuesta es porque Liv salió parecida a su madre, y no a su padre. Aquí las tiene usted a las dos juntas.

      Y ya que ha sacado usted el tema, puedo decirle que permanezca atento a la pantalla, porque de aquí a no muchos días tendrá más detalles…

      • El dia 02.12.2007, Antígona dijo:

        Joder, la anécdota de los Humble Pie se las trae, y no sólo por lo asquerosillo de sus resultados… Quién no fuera estrella del mundo de la música para que le permitieran pasar por experiencias de este tipo como si fuera un verdadero astronauta. Eso sí, mejor sobrio que borracho, que seguro que se disfruta más y no se corre el riesgo de acabar agrediendo al prójimo con los propios fluidos descontrolados. Claro que, si a estos chicos únicamente les dió por reír… ¡bendito buen humor!

        ¡Un beso!

        • El dia 02.12.2007, Lula Fortune dijo:

          Ja, ja, ja…qué post tan entretenido!! Aunque lo del pis flotante me cuesta un poco creerlo. Besos Carrascus, the best!!!

          • El dia 02.12.2007, Mityu dijo:

            En esta noche de silencios vienen tus historias a llenar el hueco de los cuentos invernales. Cuentos jocosos, ácidos,nada educados algunos. Es el precio del divertimento: no conozco a nadie que pueda resultar elegante si le graba cagando.
            Mi preferido, no obstante, es el primero, que me da la impresión de encubrir a un secreto adorador del pie, aunque coleccionara zapatos. También a un humilde e inocente hombre que de pronto enseña con orgullo la sandalia del pescador.
            Gracias por compartir.
            Un saludo.

            • El dia 03.12.2007, carmen dijo:

              Cuánto aburrimiento tuvieron estas gentes en su vida. Se olvidaban de los detalles sencillos, esos que cada día nos llenan a nosotros la vida. Excesivos, como manda el estar podrido de dinero. Me pregunto qué estarán haciendo ahora nuestros famosillos por esos aviones y por esas fiestas privadas…

              • El dia 03.12.2007, Dama dijo:

                Es increible, ¡que buenas historias!.
                Me siento como una absoluta ignorante que disfruta muchísimo de su ignorancia.
                En cuanto a lo de Liv totalmente de acuerdo.
                ¿Tendría el botín de Forrest Gump?

                • El dia 03.12.2007, carrascus dijo:

                  …no pillo esa alusión final al botín de Forrest Gump, amiga Dama.

                  Por lo demás, me alegro de su disfrute. Y del de todas las demás. Muy bien traído, Mityu, su comparación con los cuentos invernales al amor de la lumbre. Al fin y al cabo, éstas son solo eso: historias… seguramente apócrifas, infladas, y solo con una base cierta que les da esos visos de ser reales. ¿Pero importa realmente el grado de realidad que tengan…?

                  Que tengan ustedes una buena y corta semana.

                  • El dia 03.12.2007, Glauca Maria dijo:

                    No importa el grado de realidad. Mejor dejarlas para contarlas como dice Mityu “al amor de la lumbre”.
                    Me pone nerviosa todo este modismo actual de acabar con las historias y leyendas de todo tipo, que ganas de fastidiar.

                    • El dia 03.12.2007, atikus dijo:

                      Digo yo si la sandalia del pescador tenia algún tipo de poder especial…vamos para hacer milagros, o al menos para conseguir más zapatillas, jeje!!…

                      …por cierto se gastaría una pasta en devor-olor??

                      • El dia 04.12.2007, dama dijo:

                        Pues… yo lo decía por aquello de los zapatos de colección y el cine, como la sandalia del pescador era milagrosa, Forrest Gump se recorrió medio mundo con sus botines.
                        … vaya gilipoyez, perdona.
                        ¡Ves como soy una ignorante absoluta!

                        • El dia 04.12.2007, Lula Fortune dijo:

                          Utilizo esta ventanita (abusando un poco) para pediros (seguro que lo sabéis) cómo es y de quién esa cita que define el blues y dice algo así como: el blues es que te ha dejado tu chica y no tienes ni un dólar en el bolsillo…
                          Es que lo he buscado por doquier y no lo encuentro.
                          Agradeciendo de antemano su atención. Se despide atentamente: Lula Fortune.
                          (Y muchos besitos para hacerse perdonar la osadía)

                          • El dia 04.12.2007, carrascus dijo:

                            Bueno, pues hoy no tengo apenas tiempo de escribir nada… ha sido un día largo.

                            Intentaré buscarte algo de esa frase, Lula, porque la verdad es que ahora mismo no se me ocurre de quien puede ser, lo siento. Conozco una frase parecida, pero era con respecto al country… algo de que las canciones hablaban sobre que tu mujer te engaña, te meten en la cárcel, te arruinas, etc… pero tampoco recuerdo exactamente como era.

                            No hay nada que perdonar, de todas formas, al contrario, estamos dispuestos a ayudarte en todo lo que quieras saber… aunque esperemos que en otras consultas haya más suerte. Igual Ambrosio sí que sabe algo.

                            Y amiga Dama… no se preocupe, que no es usted una ignorante en absoluto; en todo caso yo, que no fui capaz de entender que con lo del botín de Forrest Gump se estaba usted refiriendo a la colección del Captain Beefheart. Muy bien traído por cierto. Nada que perdonar tampoco, obviamente.

                            Besos para todas (Glauca, Dama, Lula) y abrazos para el otro (Atikus)… Y mañana será otro día.

                            • El dia 05.12.2007, Red River dijo:

                              Mi querido Capitán Beefheart…
                              Con los ojos cerrados le acompañaba yo en una de esas fiestuquis en el Mojave!!!

                              • El dia 05.12.2007, jl dijo:

                                Pues ayer estuve repasando los tres tomos de la enciclopedia del Blues que tengo en casa y algunos libros de Peter Guralnik y, francamente, no es que haya encontrado de quién es la frase…es que se trata de un tópico tan extendido que podría ser patrimonio de la humanidad. De hecho, sí que he encontrado un curioso decálogo que resume muy bien lo que hay que tener para “tener el blues”

                                1 - La mayor parte de los blues comienzan con "Cuando me desperté esta mañana..." y a partir de ahí todo va cuesta abajo
                                2 - "Tengo una buena mujer" no es la mejor manera de comenzar un blues, salvo que sigas luego con algo como "...con la jeta más fea a este lado del Mississippi"
                                3 - No todos los coches valen para el Blues. Se admiten Chevys o Cadillacs o cualquier cosa de esas que circulan por las carreteras cubanas. No encontrareís muchas referencias en el blues a Volvos, Saabs, BMVs o descapotables. En general, lo más canónico es desplazarse a patita por caminos polvorientos.
                                4 - El blues no es para adolescentes, ni siquiera anoréxicos. El blues es cosa de adultos. A estos efectos, la definición de adulto es "cualquiera que tenga edad suficiente para ir a la silla eléctrica en Memphis por dispararle a alguien".
                                5 - Tampoco todos los sitios valen para el Blues. Por ejemplo, puedes tener el blues en Nueva York, pero no en Hawaii. Los mejores sitios suelen ser Chicago, St Louis, Kansas City y cualquier zona rural de Texas. Siempre que, por supuesto, se pegue todo el tiempo lloviendo.
                                6 - Romperte la pierna esquiando no es tener el blues. Por el contrario, tener media pierna mordisqueada por un caimán sí que es aceptable como blues
                                7 - Pese a lo que diga Hilario Camacho, la oficina no es sitio para el blues. Tampoco lo es el Hipermercado, no se dan las mejores condiciones de luminosidad. Mejor acercarse hasta el parking o sentarse junto a los contenedores de basura.
                                8 - Las mejores localizaciones para sentirrrrr el blues: en una carretera polvorienta, en una celda de la Benemérita, en una cama vacía o en el fondo de un vaso. Los peores sitios son los campos de golf, las inauguraciones de Galerías de Arte, el Club Náutico o un pase de Victorio y Luchino.
                                9 - Tampoco cualquier ropa vale para sentir el blues. Unos vaqueros roídos y una camisa sucia son aceptables. Un traje de tres piezas no lo es, salvo que su portador sea negro y se note que lleva varias noches durmiendo con el traje puesto.
                                10 - Las mejores situaciones personales para cantar el blues suelen ser: tener más años que Matusalén, ser ciego (ojo, no confundir con "estar" ciego), haber disparado a un hombre en Memphis y estar insatisfecho en general. Las peores situaciones personales, por contra, son: conservar la dentadura completa, haber recuperado la vista, tener un fondo de pensiones o que el tipo al que disparaste en Memphis se haya salvado y encima te perdone.

                                • El dia 05.12.2007, carrascus dijo:

                                  Jejeje… joder con el decálogo! Hubiese merecido un post para él solito.

                                  Yo también, antes de saber esto que dice Ambrosio, había estado intentando ayudar buscando citas de bluesmen, a ver si encontraba la que decía Lula. No la encontré, pero sí que había otras perlas:

                                  - La música simple es la más difícil de tocar, y el blues es música simple. (Albert Collins).

                                  - Los sonidos como el blues están compuestos de sentimiento, delicadeza y miedo (Billy Gibbons).

                                  - La música no solo es aprender notas y tocarlas. Tú aprendes las notas para tocar la música de tu alma. (Katie Greenwood).

                                  - Solo un bluesman puede tocar veinte blues seguidos y encontrar la forma de hacer que cada uno de ellos suene diferente. (Joe Satriani).

                                  - El blues es fácil de tocar, pero difícil de sentir. (Jimi Hendrix).

                                  - Cuando eres joven es complicado cantar blues, nadie te cree. (Nick Lowe).

                                  - Si no conoces el blues no tiene sentido que cojas la guitarra para tocar rock'n'roll o cualquier otra clase de música popular. (Keith Richards).

                                  • El dia 11.12.2007, zambombo dijo:

                                    Estoy de acuerdo, Carrascus, este genial decálogo merece un post para él solo. No sería complicado elaborar decálogos similares para el flamenco, el hip-hop, el heavy…

                                    (Required)
                                    (Required, will not be published)

                                    Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.