Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
DIABOLUS IN MUSICA
Carrascus

Como está cerca la Semana Santa podemos discutir sobre la influencia de la religión en la música y el origen celestial de ésta… Satanás fue el primero en lamentarse, y el primero en hacerlo cantando. El mito dice que Dios enseñó la música a los ángeles, entre ellos a un tal Iblis (diablo), conocido luego como Shaytan (Satanás, el condenado). Cuando éste cayó en desgracia, él y los que le siguieron se aprovecharon de su ciencia musical para tentar a los hombres e inducirlos a pecar. Satanás también tomó la forma de una serpiente de cascabel, cuya cola producía un sonido fascinante. Así esclavizó a Adán y Eva, que desobedecieron a Dios y comieron de la fruta prohibida.

Los instrumentos musicales fueron una invención diabólica, pero aunque condenados por los juristas, podían ser apreciados por la gente de buen corazón, que podían desafiar el poder peligrosamente seductor de la música. Aunque Satanás era la personificación de los más bajos instintos e impulsos, no podía anidar en el alma de la gente que usaba la música para alabar a Dios.

Así que con la Iglesia hemos topado, que siempre, sobre todo en la Edad Media, intentó controlar los recursos musicales utilizados por los compositores de la época, marcando sustancialmente las prohibiciones que serían recogidas en los tratados de composición de los siglos posteriores. La intervención eclesiástica pretendía regular, esencialmente, los giros melódicos que provocaban en el hombre efectos moralmente reprobables. Y el que más efectos inmorales provocaba, el más blasfemo de todos era el tritono, conocido desde entonces como diabolus in musica.

Y esto sucedió en la Edad Media porque en los modos antiguos la escala musical solía comenzar en la, hasta que Guido D’Arezzo redistribuyó la escala en aquella época y puso el do al principio; y el si quedaba como séptima nota, en una posición muy inestable, y a la hora de componer se prescindía del uso de esta nota porque era un sonido que incitaba a la formación del tritono, y para los oídos medievales sonaba muy desajustado. Era un sonido disonante, y éso había que evitarlo a toda costa porque el Diablo se colaba en la música a través de ese intervalo.

Aparte de ser el intervalo musical considerado como la más temible de las disonancias, fue prohibido por contener medio tono más de lo establecido. En vez de responder a la distancia fijada de dos tonos y medio entre una nota y la siguiente, el tritono contenía medio tono en exceso, y podía estar tanto en la escala mayor como en la menor y presentarse en distintos lugares dependiendo de si la escala asciende o desciende. No hace falta que perdáis mucho tiempo en entenderlo ni os pongáis ahora a aprender música, ésto que sigue es un ejemplo de tritono:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

El caso es que los compositores que comenzaron a usar el tritono lo hicieron porque lo consideraban más puro que el intervalo de dos tonos y medio y servía mucho mejor para representar a la Santísima Trinidad, pero al ser un sonido tan extremadamente disonante, se convirtió en el intervalo del propio Diablo, y fue prohibido y maldito por la Iglesia. Y todavía fueron más allá al sugerir que invocaba al Demonio, con lo que la prohibición dio lugar al nacimiento de una gran superstición diabólica asociada a este demoníaco intervalo musical, que prevaleció durante el transcurrir de los siglos.

Ya he dicho que el tritono son tres tonos completos, o lo que también es lo mismo, seis semitonos; y el seis es un número que siempre ha estado asociado con la misteriosa figura del Demonio a través de su número, el 666. Mirándolo con mente abierta, el Diablo es algo más que esa figura demoníaca del Cristianismo, sino que es también ese Gran Misterio que tendríamos que intentar comprender sin miedo alguno, porque representa la libertad completa. Tanto sicológica como espiritualmente temer al Diablo y rechazar su Gran Misterio es restringir la naturaleza de uno mismo y limitar tu propia libertad. De la misma forma que prohibir el uso del tritono en la música es restringirse uno mismo como músico y limitarse la libertad musical y las posibilidades de expresión. Y por eso no faltaron los compositores que sucumbieron a lo enigmático de su sonoridad y lo acogieron musicalmente a pesar del peligro de ser considerado fuera de la ley, e incluso los compositores de aquella época corrían el riesgo de acabar en la hoguera si los inquisidores sospechaban que habías utilizado el diabolus in musica.

El tritono añade una tensión espiritual y una cualidad misteriosa al sonido que éste no podría tener de otra forma. Como el Diablo, que representa una mitad de la naturaleza humana, el tritono es una mitad de una octava y divide la escala musical en dos partes iguales inversas una de otra. Es el sonido de Saturno, el planeta del Diablo, que conjura el aspecto oculto que cada uno llevamos dentro y la parte más secreta y oscura de nuestra alma, aquella que no puede verse con los ojos… nuestra naturaleza primitiva.

Y el prejuicio dura incluso hasta casi hoy mismo, en que muchos oídos cultivados a la usanza tradicional europea se ofendían ante la aparición del “intervalo del diablo”, y esa es una de las razones por las que la música afroamericana ha sido tantas veces prohibida, rechazada e incluso perseguida. Los esclavos negros que llegaron a América asimilaron la armonía extranjera a sus formas interpretativas y comenzaron a improvisar cánticos en los campos de algodón sobre un acorde de séptima menor, es decir, un acorde que contenía el diabolus in musica. La evolución de esa música dio lugar al gospel y al blues, en el que aparece de nuevo el demonio en forma de sonido en el intervalo do-fa. Del blues siguió el jazz, el rock y todo el sinfín de variedades siguientes. El Diablo se había metido en la música a través de los negros, y tuvo que pasar mucho tiempo para entender que lo que parecía demoníaco no era sino liberación: la libertad tonal, la “nueva era” del sonido que con sus nuevas formas habría de revolucionar el universo sonoro que ahora tiene un sentido que va más allá del arte para convertirse en verdadero sustento emocional… al menos en mi caso.

En la Edad Media, cuando la gente permanecía ignorante y asustada, escuchar algo como lo que tenéis ahora vosotros en el radioblogin’ que acompaña a este post, les habría hecho sentir una reacción en su cuerpo que indudablemente les hubiese llevado a pensar que era cosa del Diablo. El tritono está presente en todas esas piezas, seguro que te llevarás más de una sorpresa al escucharlas.

Y también estoy seguro de que el Diablo ya está dentro de nosotros muy profundamente porque, aunque no lo sepas, hemos escuchado el intervalo diabolus in musica miles de veces. Aparece una y otra vez en una composición musical que ya forma parte de la historia… una composición demoníaca donde las haya… infecciosa… adictiva. Es ésta:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

15 Comments

  • El dia 28.03.2007, jlambrosio dijo:

    Hostia puta, cómo está el patio. Me vuelvo al retiro espiritual ahora mismo no vaya a ser que me condene yo también, caguendiez.

    • El dia 29.03.2007, Microalgo dijo:

      Jopé.

      Yo había escuchado algo parecido respecto a las armonías “por segundas”, es decir, las que se realizan entre una nota y su adyacente (do y re, por ejemplo). Suenan como el puñetero culo, por supuesto (no como las “terceras”, que son las “segundas voces” que se hacen cotidianamente). Creo recordar que también estaban condenadas por la iglesia así como por el gusto musical reinante durante un par de milenios. En cierta música “culta” del siglo veinte se usó mucho… y la mayoría de esta música a mí me chupa un pie. Son esas composiciones que hacen gurugú-gurugú, puíííí, tiriri-tiriri, chiún… y uno nunca sabe cómo coñññio alguien del público supone que ha acabado la pieza y se pone a aplaudir.

      Hay una excepción renacentista: Carlo Gesualdo, príncipe de una micro-república italiana (Venosa), que tenía vocación de músico y su estilo ni tiene precedentes ni tuvo seguidores, utilizaba estas armonías. Pese a todo, es una música bella y atormentada (sus responsorios de tinieblas son la caña), como corresponde a un tío un poco tocado del ala que mató a su mujer (y al amante de ésta ) a puñaladas, entre otras varias lindezas.

      Si no lo tienes a mano y tienes curiosidad, puedo intentar pasar algo a MP3 y mandártelo vía E-Mail.

      Otra cosa. Una protesta. Dice la base del post que he malgastado más de cinco minutos de mi vida leyendo el texto. El verbo de la frase anterior no es correcto. Substitúyase por “he disfrutado” o “he aprovechado”. En cubano, substitúyase por “lo gosssé, bródel”.

      • El dia 29.03.2007, EuLaliA dijo:

        Estoy de acuerdo con Microalgo, deberias quitar eso de malgastar el tiempo.

        Y tambien estoy de acuerdo con el en lo de haberlo gosssado a fondo aunque no me he enterado de nada de las explicaciones de que si do de que si fa de que si medio tono de que si tono entero. Y el final es genial con esa sorpresa musical…… nunca lo hubiera imaginado, con la cantidad de veces que la he escuchado.

        Menos mal que siempre ha habido herejes que desobedecian a la santa madre iglesia.

        • El dia 29.03.2007, carrascus dijo:

          Gracias, como siempre, Lali. Y a usted, D. Micro, por sus alabanzas y su información. Claro que me interesará escuchar eso que me ofrece; de todas formas, como por mail suele ser engorroso, le he dicho a Ambrosio que se ponga en contacto con usted por línea interna y le diga donde y como puede colgar los mp3 que usted elija para que desde allí podamos descargarlos y disfrutarlos todos los lectores del blog que quieran hacerlo… y así Ambrosio hace algo, que lleva un par de semanas que no da un palo al agua…

          Por cierto… que la idea de la coletilla de malgastar el tiempo fue de él, así que dejo a su elección si lo quiere quitar o no…

          • El dia 30.03.2007, Microalgo dijo:

            Hombre, como ironía queda bien. Que todos entendemos el tono de la cosa, tampoco somos de Duseldorf. Lo de EuLaliA y lo mío eran sendos piropos, nomás.

            • El dia 24.04.2007, flaka dijo:

              hola ami me parece q es una real tonteria creer eso

              • El dia 21.09.2007, ramones dijo:

                bien interesante,por experiencia propia puedo decir que conosco la fuerza del diabolus y de dios pero dejar de tocar esos tonos que me sacan el alma , ojala dios me perdones es la gloria

                • El dia 06.10.2007, zeusrage dijo:

                  hola , quisiera correjir el do-fa en realidad es do-fa sostenido.

                  interesante el texto pero yo tengo una hipotesis:

                  la musica lo que hace es abrirnos la mente, despejarla completamente , dejarla abierta para que pueda recibir cualquier informacion que se nos presente.
                  he leido hace poco un libro en el que decia que el coro de las iglesias presentaban un ritmo caracteristico en la que nos hace pasar por esto sin que nos demos cuenta. Asi al cura le resulta mas facil convencernos y hasta manipularnos.
                  vease http://perso.wanadoo.es/getn/alquimia/ontrola.htm

                  estoy impresionado de como la iglesia puede prohibir estas alteraciones al publico cuando es ella la que se aprovecha del gran poder de la musica

                  la musik es pa toodos krajo

                  • El dia 30.12.2008, estudiante dijo:

                    Estoy haciendo un trabajo sobre música, y tengo entendido que en el primer movimiento de la novena sinfonia de Beethoven, existe un diabolus in música. Como ignoraba en que consistia, he buscado informacion y me habeis salido vosotros. Muchas gracias por aclararmelo.

                    • El dia 06.01.2009, Ele de Lauk dijo:

                      He sugerido este lugar para ilustrar una nota mia en Facebook. eledelauk@gmail.com
                      Gracias !

                      • El dia 06.01.2009, carrascus dijo:

                        No problem. Estás en tu casa. Saludos.

                        • […] a entoar en voz alta só as maiúsculas: dorremiFAsollaSI. Velaí]. Moita música contemporánea conténo, de feito coido que é unha das súas especias máis aromáticas. Máis […]

                          • El dia 20.07.2009, Carlo Mazzarello dijo:

                            Jajaja… deberían escuchar a Max Simmonds “El trovador del diablo”, su tema “Vice” te embruja, lean la letra, escuchen esa guitarra, esa voz rara, y luego me cuentan.

                            http://www.purevolume.com/maxsimmonds

                            • […] Dentro de las teorías medievales existía una combinación disonante llamada tritono o cuarta aumentada que fue llamada Diabolus en musica. “Es una mitad de una octava y divide la escala musical en dos partes iguales inversas una de otra” (Diabolus in musica) […]

                              • El dia 31.01.2011, Betty dijo:

                                Este Max Simmonds es el “UNICO” que ha hecho algo decente en estos últimos años de música.
                                http://www.purevolume.com/maxsimmonds

                                (Required)
                                (Required, will not be published)

                                Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.