Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
EL SHAH DE MANHATTAN
Carrascus

A Hesham. In memoriam.

Tuvieron una infancia fácil, allá por los años 60 en el Bronx, rodeados de la música de jazz que en su casa se escuchaba constantemente. La paga que les daban sus padres solían gastarla, con la aprobación de éstos, en discos de Dinah Washington y Cannonball Adderley. Los hermanos Antoine (Tony) y Tarik Dowdell se aficionaron tanto al jazz que encauzaron sus vidas hacia él.

Pero con suerte desigual.

Tarik

Tarik estudió con el bajista Slam Stewart, con el que aprendió todo lo necesario para transmitir sus sentimientos a través de las cuatro cuerdas. Con el tiempo fue convirtiéndose en un virtuoso del bajo y se hizo una buena carrera profesional tocando con artistas de la talla de Betty Carter, Ahmad Jamal, Duke Ellington, Abbey Lincoln o Art Taylor. Luego se convirtió al Islam y cambió su nombre por el de Tarik Shah. Casado y con hijos, se ganaba bien la vida complementando su trabajo en la confitería que había montado con los conciertos que daba tres o cuatro noches a la semana en los clubs de Manhattan, en los que tenía fama de ayudar y animar a los músicos más jóvenes. Todo el mundo respetaba al “Shah de Manhattan”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Irene Reid – “Come rain or come shine” (Al bajo, Tarik Shah)

Tony estudió piano en el Conservatorio de la Universidad de Atlanta, y era un chico muy prometedor. Pero la carrera que intentó como músico se vio frustrada, porque como concertista no superaba una anodina mediocridad. A sus improvisaciones les faltaba dirección rítmica y melódica. Lo que peor llevaba a la hora de construir sus melodías con la mano derecha en el piano era anclarlas con un ritmo fuerte que su mano izquierda fuese sacando de las teclas. Se tuvo que conformar con ganarse la vida como profesor de piano.

Tony

Ahora Tarik, ya con 44 años, se encuentra en una celda de aislamiento del Centro Correccional Metropolitano de su querida y castigada Manhattan, donde le encerraron en mayo del 2.005, acusado de actividades terroristas. Solo puede visitarle un tutor, y éste es su hermano Tony, que una vez por semana le ve en una parte especial y reservada de la cárcel. Los dos se sientan separados por una reja metálica de seguridad, y sus conversaciones son grabadas en vídeo por los oficiales del penal mientras los dos hermanos discuten sobre teorías del jazz y se cantan piezas el uno al otro.

Los guardas seguramente piensan de ellos que están locos, o que están hablando en clave, pero en realidad lo que ocurre es que Tony está usando las partituras que su hermano menor escribió y dejó tras él para ensayar y aprender a ser mejor músico.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


World Saxophone Quartet – “Song for Camille” (Al bajo, Tarik Shah)

Tarik fue arrestado como parte de un elaborado plan del FBI que comenzó poco después del ataque terrorista a las torres gemelas. Parece que un infiltrado del FBI en Al Qaeda tiene cintas grabadas en las que Tarik habla sobre enviar dinero a los militantes islamistas que luchan contra las tropas americanas en Afganistán. Y el fiscal dice también que Tarik tenía en su casa libros de la Jihad y que hay más grabaciones en las que se le oye jurar fidelidad a Al Qaeda y Osama Bin Laden, y hablar sobre enrolarse en un campo de entrenamiento terrorista y usar sus conocimientos de artes marciales para entrenar a los militantes de Al Qaeda. Aunque él dice que no es culpable de los cargos, y así opinan también muchos de los músicos que de noche tocaban con él y muchos de los convecinos que desayunaban cada mañana con su pan recién hecho, Tarik se enfrenta a una sentencia de 15 años si es hallado culpable en el juicio que comenzará a celebrarse el día 23 del mes que viene.

En la cárcel, Tarik no tiene acceso a ningún instrumento musical, ni siquiera a la radio, pero sí tiene papel y bolígrafo, y los utiliza para escribirle a su hermano mayor ejercicios, progresiones de acordes, e incluso composiciones completas en las que derrama todo su dolor en cadencias jazzísticas que traen recuerdos de John Coltrane y Wes Montgomery. A la vez, insta a Tony a aprender técnicas de Ron Burton, un pianista que en los años 60 estuvo con Rashann Roland Kirk y ahora acompañaba desde hacía años a Tarik en sus conciertos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Betty Carter – “Lonely house” (Al bajo, Tarik Shah)

Burton machaca a Tony haciéndole tocar una y otra vez composiciones de Scott Joplin y Fats Waller para hacerle mejorar, y gradualmente le va introduciendo también en estilos más avanzados rítmicamente, como los de Jelly Roll Norton y Erroll Garner, antes de profundizar en técnicas de interpretación más modernas, que serán la fase final de su aprendizaje.

Toda mi vida estudié piano, pero nunca fui capaz de tocar lo que había en mi corazón. Nunca pude hacer llorar al piano, quizás porque el blues no me conmovía de verdad. Pero viendo todo por lo que está pasando mi hermano, con su música y su vida totalmente arruinadas, sentí la urgencia de tocar su música por él, para que la gente la conociese. Es como si le hubiesen robado el jazz a mi familia, y yo tengo que rellenar el vacío.

Tony dice que la inspiración de su hermano y las cosas que le va enseñando desde la prisión le hacen dar pasos de gigante en su aprendizaje, y ya incluso puede dar regularmente conciertos en el East Village cobrando. Aprende también a revivir muchas de las canciones que de niño memorizaba junto a Tarik, de tanto oírlas en el tocadiscos de su casa; y en sus conciertos, su pieza favorita es una de ellas, el “Blue Gardenia” de Dinah Washington, que procura interpretar con los suntuosos arreglos que posteriormente le hizo Quincy Jones.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Claudio Roditi – “Snow samba” (Al bajo, Tarik Shah)

Todo el tiempo que pasan compartiendo recuerdos y enseñanzas en la cárcel son una distracción muy importante para Tarik. Durante este corto periodo de tiempo no se siente encerrado. Durante todos estos meses de aislamiento Tarik no ha podido escuchar nada de música, pero él aún la tiene en la mente, y no quiere perderla. Debe ser algo digno de verse lo que ocurre en la sala de esa cárcel: Tony tocando su piano imaginario y Tarik interpretando escalas arriba y abajo de su bajo de mentirijillas, o imitando su sonido con la boca para que Tony lo pille mejor. Es la forma de Tarik de sentirse libre.

Pero cuando están más animados y van alcanzando la cima de sus interpretaciones con sus instrumentos construidos de ilusión, siempre surge la voz del guarda: “OK, se acabó el tiempo de visita”. Entonces Tony vuelve a su casa a seguir practicando… y Tarik se queda solo entre las cuatro gruesas paredes de su celda.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Abbey Lincoln – “Gloomy sunday” (Al bajo, Tarik Shah)

Categorías: Simple twist of fate -

10 Comments

  • El dia 18.03.2007, Velia dijo:

    Aquí tod@s culpables hasta que se demuestre lo contrario…que triste y que impotencia.

    • El dia 18.03.2007, Yinyerbeiquer dijo:

      Si es verdad que el tiempo es un juez imparcial, en el tribunal de la historia, y no me refiero a la que se escribe sobre columnas de mármol, algún día comparecerán nuestro protagonista y sus carceleros, y no me refiero a los que visten uniforme. Allí ambos presentarán su legado como prueba, el uno poesía, que es lo mismo que creación. El otro… que el tiempo lo juzgue. Preciosa historia Sr. Carrascus

      • El dia 18.03.2007, Yinyerbeiquer dijo:

        … por cierto, se le echa de menos Sr. Ambrosio

        • El dia 19.03.2007, EuLaliA dijo:

          Me ha emocionado la historia, Carrascus. Puede que Tarik sea culpable e incluso que se merezca estar en la carcel porque ayudar a los que hicieron lo del 11-S es gravisimo. Pero la historia humana que nos has contado es preciosa. Felicidades.

          • El dia 19.03.2007, EuLaliA dijo:

            Y la musica es una maravilla. La cancion del final es aquella sobre la que una vez escribiste que era muy depresiva ¿verdad? Es un broche de oro increible para la historia.

            • El dia 19.03.2007, Microalgo dijo:

              Lo que está claro (Velia ha puesto el dedo en la llaga) es que la presunción de inocencia la peña de por allá se la pasa por el forro de los tegumentos (y no hablar de Guantánamo, que se estudiará en los siglos venideros, si los hubiese, como un caso claro de flagrante falta de derecho con la aquiescencia internacional). Que también coincido con EuLaliA (soy un chico fácil, sobre todo cuando las cosas que oigo están bien argumentadas) con que los estados tienen derecho a defenderse de quienes los atacan… pero ajustándose a Derecho. Que es lo que ha hecho de Occidente lo que es. Y separando Iglesia y Estado, por supuesto.

              ¿Y no le pueden dejar un bajo un par de horitas al día, bajo vigilancia?

              Magnifica historia, Carrascus. Esta no aparecerá nunca en los telediarios, me temo.

              • El dia 19.03.2007, carrascus dijo:

                Muchas gracias a todos en general. Intentaré de alguna forma poder seguir algo del juicio cuando se produzca, supongo que en algún medio americano on-line podré obtener algo. Ya les mantendré informados.

                Por cierto, y hablando de juicios, hoy mismo ha comenzado uno contra Phil Spector del que les hablé en este post del Replicante. Si me voy enterando de algo, también les mantendré informado.

                Y Lali, sigo pensando que recuerdas mejor que yo las cosas sobre las que escribo. Tienes razón, aquí hablé de “Gloomy Sunday”; y coincido contigo en que era un broche especialmente adecuado para el post, por eso la elegí entre las demás canciones del disco ése de Abbey Lincoln, que era un homenaje a Billie Holiday.

                Me alegra que todos vosotros estéis de parte de Tarik, al menos mientras no se demuestre realmente su culpabilidad.

                Y sobre la falta de Ambrosio desde hace algunos días… me temo que aún debe durarle el berrinche del que nos hizo partícipes en su último comentario. Pero se le pasará, no lo dudéis…

                • El dia 20.03.2007, Vinuñe dijo:

                  Posí que es una historia emocionante. Igual al final resulta que el tipo es un apologeta (¿se dice así? no tengo ganas de mirar la RAE) del terrorismo y es más malo que los moros esos que acohonan a Ánsar I El Grande, pero lo que es bien seguro es que las herramientas para llegar hasta él y encarcelarlo se han pasado unas cuantas Convenciones por el forro, como es habitual en los States post-11S. Por otra parte, y dado que Carrascus nos trae de nuevo el “Gloomy Sunday”, vuelvo a recordaros que el cafre de Venetian Snares hizo una curiosa versión en su (¿ya ante? Que con este nunca se sabe) penúltimo disco.

                  • El dia 20.03.2007, Vinué dijo:

                    Vinuñe soy yo, claro… ¿Cómo diantres me habrá salido un nombre tan raro, raro, raro?

                    • El dia 20.03.2007, carrascus dijo:

                      Vinué… ésto que te ha pasado a tí de apretar la tecla ñ que está al lado de la del acento para la é me recuerda lo cabrón que fué el que diseñó los teclados… que puso la b al lado de la v… y así alguna vez nos ha pasado a todos que hemos escrito “vurro” sin que en realidad lo seamos nosotros también.

                      Por cierto, me bajé el disco de Venetian Snares cuando escribiste aquello del “Gloomy Sunday”. Estaba bastante bien, así que me bajé algunos más. Hay de todo, pero siempre consigue que si lo odias después de oir uno de su discos, cuando oyes otro todavía le odias más… ¿Esta música es éso a lo que llaman “cyberpunk”?

                      (Required)
                      (Required, will not be published)

                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.