Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
HE VUELTO A VERLA
Categorías: Forever Young
Carrascus y Ambrosius

(Pensando en Denny Doherty. Que su voz de barítono alegre las fiestas en la Gran Juerga del Cielo)

The New JourneymenLlegado el final de 1964, numerosos grupos folkies que andaban dando tumbos por los enrarecidos escenarios norteamericanos (al ambiente tenso derivado del asesinato de JF Kennedy se le unían los reclutamientos para Vietnam y los conflictos existentes en los estados sureños que aún mantenían la segregación racial) se encontraron de pronto sin trabajo. Mucho más desde que en febrero habían aparecido en el show de Ed Sullivan cuatro flequillos de Liverpool cantando “I wanna hold your hand”. Nada sería como antes. Entre los folkies afectados por la reconversión se encontraban The New Journeymen, a quienes cada vez se ofrecían menos contratos y a cuyo frente se encontraba John Phillips, junto a su despampanante esposa Michelle.

Precisamente para sacar adelante uno de sus últimos compromisos, varios conciertos en un hotel de Washington, John decidió echar mano de Denny Doherty, un joven cantante con el que había coincidido en algunos conciertos cuando aún se encontraba en su antiguo grupo, The Halifax Three, también afectados por el final de la era folk. En aquellos días Denny malvivía en un hotel de Nueva York junto a otros músicos a los que la Invasión Británica pilló inicialmente con el paso cambiado: Zal Yanofski, John Sebastian (ambos después en Lovin’ Spoonful) y una chica llamada Ellen Naomi Elliot, pero a la que todos conocían como Cass Elliot, quien había formado parte de otros folkies exitosos, The Big Three, pero que ahora lo intentaba junto a sus compañeros de piso en un grupo llamado The Mugwumps. En un fin de semana Denny tuvo que aprenderse 28 canciones para poder formar parte del grupo de John.

The New Journeymen terminaron su carrera prácticamente con el concierto de Washington, pero Denny continuó pegado a los Phillips, quienes regresaron a New York aquel invierno mientras pensaban qué hacer a continuación. A John los momentos bajos le servían de inspiración para escribir canciones. Así, unos meses antes, mientras echaba de menos a Michelle (quien, supuestamente, había regresado por unos días a California para ver a su familia), compuso “Monday, Monday”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Monday Monday

“El lunes por la mañana no me avistaste de lo que iba a ser
Oh lunes, lunes…¿Cómo pudiste irte y no llevarme?”

Al día siguiente, cuando Michelle le confesó por teléfono que realmente nunca había salido de New York y que estaba manteniendo una relación con otra persona (el futuro productor Russ Teitelman), John escribió “Go where you wanna go”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Go where you wanna go

“Tienes que ir donde quieras ir
hacer lo que quieras hacer
con quien quieras hacerlo, nena”

La relación de esta pareja siempre fue tormentosa. Se conocieron en 1961, cuando ella, entonces una chica de 17 años, modelo a tiempo parcial, frecuentaba un club de folk en el que la banda de John solía actuar. La atracción fue fuerte, ella era joven, espiritual y maravillosa; él era un “hombre mayor” (8 años mayor para ser exactos), que formaba parte de la élite de San Francisco como cantautor de éxito. Cada uno vió en el otro algo que merecía la pena perseguir, y en menos de un año John se había divorciado de su esposa Susie para quedarse con Michelle.

El frío invierno de Nueva York hacía añorar a John los años que pasó en California con The Kingston Trio y The Journeymen. La primera vez que pisaron esta ciudad, en 1962, Michelle se asombró al ver nevar. Salieron del hotel a pasear y a intentar disfrutar de esta nueva sensación que ella experimentaba, pero la falta de ropa adecuada hizo que en lugar de pasarlo bien la chica estuviese tiritando y helada hasta los huesos, por lo que se refugiaron en una iglesia buscando calorcito y pensando en el brillante sol y los cielos azules que habían dejado atrás. Cuatro años después la primera tormenta de nieve de Michelle Phillips hizo nacer el mito de “California Dreaming”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


California Dreamin’

“Todas las hojas son de color marrón, y el cielo está gris
He salido a dar un paseo en un día de invierno
Estaría más a gusto y cómodo si estuviera en Los Angeles
Sueño con California, en un día de invierno como éste”

Esta facilidad para componer se vería intensificada la noche en la que Denny le hizo descubrir el ácido. En sus memorias, John recuerda que Denny le hizo tenderse en el suelo entre dos altavoces y escuchar entero el “Meet the Beatles” una y otra vez. El ácido no sería lo único que John descubriría aquella noche: cuando llegaron a la cita con Denny, él y Michelle se encontraron con lo que John calificó de “una mujer inmensa, cubierta con lo que parecía ser una tienda de campaña del ejercito”. “¡Santo Dios, Denny! ¿Qué es eso?” exclamó John. “ESO, John, es Cass Elliot. Déjame que te la presente”, le respondió Denny.

Pocos días después, John había compuesto unas treinta canciones más, y un día reunió los ahorros que le quedaban de la época Journeymen, pilló la American Express de un amigo, hizo una maleta con su ropa y la de Michelle y se fueron al apartamento de Denny, en una de cuyas paredes había un mapa. Vendaron los ojos de Michelle, le hicieron dar varias vueltas y le pidieron que señalase un lugar del mapa. El dedo recayó sobre las Islas Virgenes. Al día siguiente, los Phillips y Denny iniciaron viaje hacia la isla de St Thomas, acompañados de familiares y amigos que también querían escapar de aquel invierno, y entre los que estaba Cass. En St Thomas, se establecieron en una antigua casa de huéspedes llamada Creeque Alley, donde se dedicaron durante las semanas que estuvieron allí a ensayar las nuevas canciones y tocarlas en el pub. Una extraña historia habla de que Cass, pese a su prodigiosa voz, no fue invitada a formar parte del grupo dado que su tono era demasiado bajo para las canciones. Hasta que una noche, una tubería se desprendió de un andamio golpeándole en la cabeza y, como consecuencia de aquello y de los tres días pasados en el hospital, su sinusitis crónica desapareció y su voz subió un tono, pasando a formar parte del grupo junto a John, Denny y Michelle.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Creeque Alley

Tras agotar todos sus fondos y enmarronarse con todos sus habitantes, los Phillips y su corte abandonaron la isla de extranjis, rumbo a Nueva York, de forma provisional, y Los Angeles, donde se establecieron desde la primavera del 65 como okupas en una casa (llamémosle así) que se caía a pedazos y que tenía la puerta llena de notas de desahucio. Pronto quedó claro que las relaciones internas del cuarteto iban a resultar, cuanto menos frágiles. Mientras que Cass andaba continuamente detrás de Denny, sin éxito, Michelle no tuvo ningún problema para seducirle…y contarselo a John. Este, dudando entre estrangular a la primera voz de su grupo o dar rienda suelta a su angustia en una canción, optó por la segunda vía, aunque esta vez se puso en la piel de Denny para escribir la letra.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


I Saw her again

“He vuelto a verla anoche, y sé que no debía
Juntarme con ella no está bien
pero no lo haría si pudiera evitarlo

Aunque el estribillo hablaba claramente de sus propias sensaciones

“Cada vez que veo a esa chica
Quiero tumbarme y morir
Pero la necesito
No sé por qué estoy viviendo una mentira
Que me hace querer llorar”

Recién establecidos en California, John contactó con un viejo amigo de las guerras folkies, Barry McGuire, quien había llegado a lo más alto de las listas con su “Eve of Destruction”, y que ahora andaba buscando canciones para su siguiente disco. Barry les propuso pasarse por su estudio y conocer a su productor, Lou Adler, dueño de Dunhill Records. Una vez en el estudio, Lou se quedó boquiabierto al oirles. “Te daré lo que me pidas, pero no hableis con nadie más”, le dijo a John. Y éste le contestó lo que había esperado contestarle a alguien durante toda su vida: “Mira, Lou, lo que quiero es que hagas llegar un incesante flujo de dinero desde tu oficina hasta nuestra casa; y por cierto, no tenemos ninguna todavía, por lo que también estaría bien que nos la buscases; y ya, claro está, una vez que tengamos casa, no podremos venir aquí a grabar, a menos que tengamos también coche…”

Al principio, después de firmarles el contrato, la idea era que fuesen las voces de apoyo en el nuevo disco de Barry McGuire, una de cuyas canciones iba a ser “California Dreamin'”. Pero Lou no terminaría de ver clara alguna cosa porque propuso que la canción se grabase también con la voz solista de Denny Doherty. John y él no estaban muy de acuerdo porque temían herir los sentimientos de Barry después del favor que éste les había hecho. Así y todo se grabaron las dos versiones usando exactamente las mismas pistas instrumentales y las mismas voces de apoyo… y enseguida quedó claro que la única voz que podía alzarse sobre aquellos poderosos coros era la de Denny. La sesión terminó con el grupo, recientemente bautizado como The Mamas and The Papas, fichando por Dunhill y grabando inmediatamente lo que sería su primer disco. “California Dreamin'” se convirtió en el single de éxito de las navidades del 65, y el primer Lp, titulado “Si puedes creer a tus ojos y oídos”, llegaría en seguida al número uno.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Words of love

Eran algo completamente diferente. Para empezar, todos los grupos existentes eran de hombres o de mujeres al completo. Y esta mezcla de timbres vocales, unido a sus grandes melodías y a sus frescas armonías, le daba un nuevo giro al folk-rock. “El grupo de pop más innovador y el primero con un sonido vocal realmente novedoso desde los Beatles…” la prensa musical les dio así su bendición.

Justo lo que John había soñado toda su vida. Y aún así, atravesaba uno de los momentos más bajos de ella, sabiendo que Michelle estaba viéndose con Denny sin preocuparse por ocultarlo delante suya. Pronto quedó claro que era imposible que los cuatro siguieran viviendo juntos. Y como los tiempos de penuria económica habían quedado muy atrás podían permitirse vivir separados. Denny se compró un palacio de 14 habitaciones en Laurel Canyon. El matrimonio Phillips adquirió la mansión que Jeanette McDonald tenía en Bel Air. Y Mama Cass pudo hacer realidad su casa soñada en el barrio de los famosos.

Ninguno reparaba en gastos. Sus vidas enloquecieron a base de comprarse cualquier ropa o capricho que se les antojaba o en alquilar aviones particulares para desplazarse a cualquier lugar. Se hicieron legendarias las fiestas en Bel Air con los Beach Boys, Jane Fonda o Jack Nicholson; o la costumbre de Cass de invitar a desayunar a todos los ocupantes del hotel en el que se despertase esa mañana. En esas condiciones de derroche continuo salir de gira en realidad les costaba dinero; y si a eso sumamos los problemas de convivencia en carretera y que siempre tenían diversión garantizada en casa, no es extraño que en dos años y medio en que el grupo estuvo junto, solo diesen 30 conciertos.

Pero el triángulo John-Michelle-Denny tenía que llegar a alguna solución. Que no tardaría mucho, ya que Michelle pronto se cansó de Denny y volvió a la paz conyugal. Aunque no por mucho tiempo: para cuando salió el segundo Lp, “The Mamas and The Papas”, Michelle vivía un romance con el cantante de The Byrds, Gene Clark. Para entonces, ninguno del grupo la aguantaba y no les costó trabajo mandarla a casa hasta que mantuviera su libido a raya. Después de todo, tenían temas grabados de sobra para un tercer disco, “Deliver”, y para resolver el directo buscaron a Jill Gibson, novia por entonces de Lou Adler y de gran parecido físico con Michelle…

Menos de un año después, Michelle, tragándose su orgullo, estaba de regreso con ellos, pero las cosas ya no fueron nunca igual. Fue el verano del Festival de Monterrey, del que John y Michelle eran principales organizadores, y que aglutinó a la flor y nata de entonces: Jimi Hendrix, Janis Joplin, The Who, Jefferson Airplane, Ravi Shankar, The Byrds… Scott McKenzie, que cantó el himno del festival, “San Francisco”; una canción compuesta para la ocasión por John Phillips.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


San Francisco (Asegúrate de llevar flores en el pelo)

Cass Elliott ya había sido madre de una hija, y rehusaba decir quien era el padre. Ya incluso editaba canciones a su nombre en el cuarto disco de la banda, “Adios a la edad de oro”, y comenzaba a perseguir su carrera en solitario. En el viaje que la banda hizo a Inglaterra para cantar en el Royal Albert Hall Cass fue arrestada con cargos (que después resultaron ser falsos) de posesión de drogas y el concierto se tuvo que suspender. Las peleas entre John y Michelle eran cada vez más frecuentes aún a pesar del embarazo de ésta (de Chynna, una de las chicas de las Wilson Phillips). Denny iba a la deriva, cada vez más aburrido de los rollos que se traían entre todos… la disolución de The Mamas & The Papas fue inevitable.

De todo lo que siguió después con divorcios, muertes salpicadas de leyendas urbanas, discos que aún había que editar por flecos del primer contrato, carreras en solitario carentes de interés, escarceos con las drogas… nada tiene un recuerdo a la altura del legado del cuarteto más original y de mayor caleidoscópico colorido de los años ’60. Y por eso la historia la terminamos aquí.

Y hoy en día Michelle es la única superviviente de aquel cuarteto.

Michelle Phillips

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Dancing in the streets

Categorías: Forever Young -

21 Comments

  • El dia 08.02.2007, Microalgo dijo:

    QUÉÉÉ PEDAZO DE POST!!!

    (Y qué buenorra la tipa… pero como decía Luis Ciges en “Amanece que no es poco”: Era muy mala, es que era muy mala) (Se confirma el hecho de que bisho malo…).

    Bof. Me encanta leer estas cosas.

    • El dia 08.02.2007, carrascus dijo:

      Pues sí, D. Micro, no sabe como nos alegra que aprecie usted así las cosas que escribimos. Procuraremos no defraudarle, délo por hecho.

      No había caído en lo de que bicho malo nunca muere… jejejeje… Hombre, Michelle no es que fuese “bicho malo”, es que era una chica de líbido salvaje… y sobre que “nunca muere”… déle un poco de tiempo si sigue llevando una vida como aquella; al fin y al cabo era unos años más joven que los demás, y el último de ellos se murió hace solo unos días…

      Y hablando de muertos… jó, que racha llevamos. Hace unas semanas, en el post participativo que hicimos con canciones sobre los días del mes, de la semana y eso… ¿recordais a quien pusísteis en el 16? Pues fue el “Sixteen Tons”, que luego subimos también al Radioblogin’ cantado por Frankie Laine. Pues anteayer también le llegó a él la hora. Pero Frankie nos ha dejado de forma más plácida… el certificado dice “fallo cardiovascular”, pero claro, considerando que ya tenía 93 años, pues es una forma “muy profesional” de decir que se ha muerto de viejo…

      • El dia 08.02.2007, jl ambrosio dijo:

        Frankie Laine….ah. Otro caso de reconversión inaudita, pasar de cantante italiano a cowboy de pura cepa. Y uno de los grandes vendedores en los años 50. Habrá quien le recuerde por “I believe”, “Mule Train” o, mayormente, por cómo puso voz a la canción de “Solo ante el peligro”.

        Para mí, empero, siempre será el que puso voz a la disparatada canción de Mel Brooks que abría Sillas de montar calientes. Originalmente, Mel Brooks puso un anuncio en “Variety” donde pedían un cantante “del estilo de Frankie Laine”, y cuál no sería la sorpresa de Mel cuando el mismísimo Laine apareció por la puerta, dispuesto a hacer la canción por los mismos honorarios que hubiera cobrado su imitador…hasta que leyó aquella letra imposible (“Hizo de su ardiente silla de montar una antorcha con la que iluminar el camino”)y a punto estuvo de echarse atrás. Mel y su mujer Anne Bancroft le invitaron a cenar y Mel estuvo toda la noche contandole chistes. Al día siguiente, Laine llegó al estudio de grabación e hizo la canción en una sola toma, que es la que aparece en la película y en el disco.

        En cuanto a los comentarios que me preceden, va siendo hora de limpiar un poco el tufillo misógino. Baste con pensar que posiblemente John Phillips tenía una líbido del mismo tamaño que su esposa. Y seguro que a nadie se le ocurrió echarlo del grupo cada vez que lo pillaban con una groupie en los camerinos, ni decían de él que era muy malo. Lo que pasa es que igual no era tan evidente porque no le dió por liarse con Cass.

        • El dia 08.02.2007, Sérilan dijo:

          Ohh……Frankie y su ” I believe”….que recuerdos…que tiempos..

          • El dia 08.02.2007, Sérilan dijo:

            AAAAhhhh….que se me olvida, gracias por esta nueva portada…!!!me encantaaaaaaa….!!!!

            • El dia 08.02.2007, Yinyerbeiquer dijo:

              John y Michelle, Mel Brooks y Anne Bancroft, no he podido evitar al ver esta coincidencia pensar en todas esas extrañas parejas de feo feísimo y guapa guapísima ¿qué será lo que lleva a una mujer como Anne Bancroft, musa de la intelectualidad del cine americano, a compartir sus días con el más feo antagonista de esa otra hierba de peliculeros?
              Pienso en María Félix, la mujer más guapa del mundo, y en aquel arrebato autodestructivo que la echó a los brazos de Agustín Lara, el hombre más feo del mundo a cuya fealdad ella misma había contribuido a golpe de navaja. Corren hermosas historias sobre lo caro que el músico vendió sus brazos y las humillaciones a las que llegó quien tenía entonces el mundo a sus pies para que aquel cara rajada fuera solo para ella.
              Uno no puede evitar que se le asome un sonrisa soberbia al ver su fealdad redimida en la de aquellos otros, tanto ultraje al fin vengado.
              ¿qué será?¿será la inteligencia? Estoy mirando ahora una foto de mi media mandarina y mía… creo que va a ser eso.

              Os dejo una letrilla de Agustín Lara:

              He visto gordos y flacos sin sal ni talento
              lucir del bracete de un monumento.
              Ah! yo quisiera ser feo
              para lucir del bracete una chica gachis. Que si!

              • El dia 08.02.2007, carrascus dijo:

                Me alegro que le encante la portada, querida Sérilan, pero las gracias debe dárselas al autor del comentario que está precisamente entre el suyo y éste mío.

                Ha sido todo un detalle por parte de Yinyerbeiquer responder al llamamiento que hacíamos al final del post anterior y enviarnos una tripleta de banners para el encabezado del blog. A mí me gustan mucho los tres (dos de ellos muy similares, variando las letras) y éste que hemos colocado ha sido elegido porque es el que más le ha gustado a Ambrosio. Pero son los tres tan buenos que ya los iremos alternando.

                ¿Sabe usted, Yinyerbeiker, que no ha sido el primero en querer adentrarnos en los misterios del hombre feo con mujer maravillosa? Ambrosio incluso apuntaba en los comentarios de ese post que le enlazo la posibilidad de escribir otro sobre “esos gloriosos feos que han ligado fuerte y flojo”… por cierto… ¿querría escribirlo usted mismo? Sé que tiene conocimiento de causa, eh!, que conozco a su media mandarina… jejejeje…

                • El dia 08.02.2007, Yinyerbeiquer dijo:

                  Me alegra mucho que haya sido de su agrado y, créame, no tiene el menor mérito.
                  Me siento infinitamente honrado por la mera invitación a escribir un post para este blog pero debo declinar la invitación pues mi conocimientos no dan para un post, como mucho… para un post-it, y eso tirando largo. Por supuesto les animo tanto a Ambrosio como a Ud. a profundizar en el tema.
                  Por cierto… mi media mandarina le agradece su última frase.

                  • El dia 09.02.2007, Microalgo dijo:

                    Agacho orejas ante el cometario de Ambrosio. Tiene razón.

                    No me vayan a tomar por un moralista. Conozco algunas parejas abiertas y no me parece mal, en absoluto. Minetras ambos estén de acuerdo y no haya coba marinera.

                    • El dia 09.02.2007, jlambrosio dijo:

                      Nada, nada, culpa nuestra por cómo hemos redactado el artículo, que parece invitar al juicio moral contra una de las protagonistas.
                      Por cierto, les invito a que escuchen las canciones de The Mamas and The Papas mientras juegan con el balance (canal derecho / canal izquierdo) de sus altavoces y redescubran la forma tan curiosa que tenían John Phillips y Lou Adler de mezclar los coros.

                      Por último, respecto al tema que indicaban nuestro amigo (y autor del Banner ese que tenemos arriba, aunque si no lo veís sería conveniente que refrescaseís la caché) Yinyerbeiquer y Carrascus, pues sí, daría para algún post. Podíamos empezar con John y Yoko, ¿no? ¿Ah, ya no es lo mismo?

                      • El dia 09.02.2007, Sérilan dijo:

                        Pués nada Carrascus, mil gracias como no a Yinyerbeiquer por el acierto que ha tenido con la idea, a mi me gusta, sobre todo ese Dylan asomando como de puntillas.

                        En cuanto al tema de parejas ” guapa con feo o al revés” os habeis parado a pensar que al mirar a alguien profundamente siempre se logra ver más allá de su rostro..??

                        Hombre con lo de John y Yoko sí que ahí ya me pierdo. quién es el guapo de los dos..? yo tengo mis dudas.

                        A nivel fisico claro, por lo demás lo tengo clarisimo

                        Por cierto…en la pareja Ambrosius-Carrascus…quien es quien..???

                        • El dia 09.02.2007, carrascus dijo:

                          Ambrosio… ¿John y Yoko son un feo y una guapa??? ¿Y tú en tu trabajo qué haces… vendes cupones de la ONCE…? Jejejeje… no te preocupes, que ya sé que es ironía fina.

                          Hombre, ya sabeis que yo siempre he defendido a Yoko, incluso por escrito, pero de ahí a considerarla una beldad a la altura de la Birkin, la Bancroft, o Michelle Philips…

                          Y no se preocupe tampoco usted, querida Sérilan, en la pareja Ambrosio-Carrascus no hay una facción guapa y una facción fea, los dos son de la misma… y la que sea de las dos la dejamos a su libre albedrío.

                          • El dia 09.02.2007, Sérilan dijo:

                            Jajajajajaja…pués no sabría yo que decirle amigo Carrascus…tengo mis dudas como con John y Yoko…jajajaja

                            • El dia 11.02.2007, carrascus dijo:

                              He estado mirando por ahí, a ver si recopilaba algunos datos curiosos para hacer un post celebrando los 40 añitos de la edición del Sgt. Pepper y me he encontrado con algo que no sabía y que puede servir de colofón a este post.

                              El domingo de una mañana de primavera de 1.967, con su nuevo disco (el Sgt.) completado durante la noche, los Beatles y sus amigos más cercanos se dirigieron a un piso del barrio de Chelsea donde otra amiga suya les esperaba para invitarles a un suculento y reponedor desayuno. Durante la grabación del disco, todo se había llevado tan en secreto que a nadie se le permitía escuchar los sonidos que iban grabando, solo a los cuatro Beatles, George Martin, Geoff Emerick, Neil Aspinall y dos técnicos de sonido de Abbey Road. Y ahora, al llegar al piso con un acetato recien prensado bajo el brazo, por fin iban a sonar las canciones completas por primera vez. Abrieron las ventanas y el nuevo sonido fluyó a su través para hacer que el resto de los vecinos abrieran las suyas y reconocieran qué era lo que estaba sonando. Todos sonrieron y levantaron hacia su vecina los puños con el pulgar hacia arriba en señal de aprobación. Siempre le agradecerían esa primicia.

                              Y aparte del restringido entorno de los Beatles, la primera persona que oyó las notas del Sgt. Pepper fue esta amiga suya, de la que ya conocíamos su afición de invitar a desayunar a la gente, ¿verdad?… Mama Cass Elliot.

                              • El dia 11.02.2007, Sérilan dijo:

                                Que curioso no..??

                                • El dia 04.10.2007, yanoko dijo:

                                  Extraordinaria la biografia de haceis de The mamas and the papas, sea lo que hayan hecho de sus vidas privadas, han perdurado en el tiempo por la calidad de su musica como grupo, generaciones enteras hijos, padres, abuelos se deleitaron con su musica y esas generaciones pudieron disfrutar de manera simultanea en el tiempo (padres e hijos) de sus bellas canciones. Felicitaciones a los autores de la pagina y saludos desde Venezuela. Podeis publicar mi email y responderme si asi lo deseais

                                  • El dia 04.10.2007, carrascus dijo:

                                    Muchas gracias a tí también, Yanoko, por tu interés y tu comentario. A mis hijos (uno b-boy y otra soulera) también les gustan las canciones de The Mamas & The Papas en algunas ocasiones en que suenan en casa o en la radio. La verdad es que, aunque hablasen de amores retorcidos y de corazones heridos muchas de ellas, tienen la virtud de ponerte de buen humor cuando las oyes.

                                    Vuelve por aquí cuando quieras, esta es tu casa.

                                    • El dia 28.03.2008, Burdon dijo:

                                      Carrascus, Ambrosio. Estaba yo buscando información de The Mama´s and the papa´s, y no encontraba nada interesante, hasta que me encuentro con vuestra entrada, y con canciones y todo por supuesto. Que cracks, gracias mil por escribir el post.

                                      • El dia 28.03.2008, carrascus dijo:

                                        …nuestro fondo de armario no deja de darnos alegrías, verdad, Ambrosio…?

                                        • El dia 10.11.2009, rafa dijo:

                                          Primero: gracias.
                                          Segundo: enhorabuena.
                                          Tercero: ¡Pedazo de entrada!
                                          Cuarto: Lo demás. Cuando se curra, como esta, entradas de categoría, los demás quedamos empequeñecidos, no humillados no, sino que, ante esta calidad y sapiencia, devueltos a nuestra simple realidad, pero eso sí, con un faro que nos alumbra y nos guía, que nos sirve de referencia.
                                          Después de la “coba”. Decir eso de quién no ha admirado a the mamas…, que el post nos sirve de recuerdo de grandes canciones, que desconocía estos enrredos y conflictos, lujos y derroches en un grupo tan hippie. En fin, una gozada

                                          • El dia 10.11.2009, carrascus dijo:

                                            Gracias, Rafa… la verdad es que tanto Ambrosio como yo quedamos bastante contentos de como quedó el post éste que nos curramos juntos. Lástima que Ambrosio se haya retirado hace ya tiempo de la redacción de textos, porque todos hemos salido perdiendo.

                                            Ya sabes también tú donde tienes tu casa. Yo, aunque el tiempo no me dé para ir dejando comentarios en más sitios, sí que visito tu casa a veces, porque en las estadísticas de la página de administrador de este post, aparecen reflejadas las visitas que hacéis desde tu “paella de gazpacho”.

                                            (Required)
                                            (Required, will not be published)

                                            Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.