Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
CLÁSICOS POPULARES
Carrascus

Después de más de siete años sin disco nuevo, vuelven los SMITHEREENS. Pero no con material propio, sino con una fantástica recreación de canciones añejas.

El nuevo disco de los Smithereens muestra cuanta libertad de acción interpretativa puede tener una banda de rock, incluso cuando intenta interpretar versiones calcadas. El disco “Meet The Smithereens!” reproduce la formación original y en un altísimo grado los arreglos originales (con todos sus tempos y sus claves) del primer disco que se editó de los Beatles en los USA: “Meet The Beatles!”. Pero es más que eso; las doce canciones están filtradas a través del identificativo sonido crujiente y propio de grupo de conciertos de antros blueseros que siempre tuvieron los Smithereens.

Ellos se hicieron (más o menos) conocidos interpretando material propio, pero ya habían grabado antes material de los Beatles y siempre habían demostrado una gran inclinación por la concisión y el entusiasmo de los grupos de la British Invasión a la hora de tocar. Así que por eso ahora se han podido aproximar a la música de los Beatles como fans de ella que son y la conocen al dedillo, pero también como compositores que saben qué es lo que hace que una canción sea perdurable.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


All my loving

No son los primeros en hacer una versión de un disco entero de los Beatles. Antes que ellos ya los Big Daddy hicieron una versión duduá del “Sgt. Peppers” completo a principios de los 90. Y en el 94 los Phish editaron un disco en directo recreando el “Doble blanco”. E incluso todavía antes, a finales de los 80 el grupo esloveno Laibach editó una pesada y reordenada versión del “Let it be”, a la que, por alguna extraña razón, le faltaba precisamente la canción que le daba título al disco.

Lo que hace diferente a este “Meet The Smithereens!” es que, como una buena interpretación de cualquier pieza de música clásica, mantiene el balance entre la fidelidad al original y la proyección del estilo del intérprete. Normalmente, los que hacen versiones de los Beatles, y de canciones pop en general, enfatizan la visión del intérprete (para eso lo que hacen es arte); después de todo, si tú no tienes una perspectiva distinta, aunque sea tan desnaturalizada como la de Laibach, ¿por qué iba alguien a molestarse en escucharte a ti en vez de escuchar el original?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Laibach – Across the universe

Es algo obvio, en realidad; nosotros primero hemos oído la música de los Beatles en sus propias grabaciones, y sus sonidos están impresos de nuestros recuerdos y son definitivos. Nuestro primer encuentro con, digamos, la Novena Sinfonía de Beethoven fue a través de interpretaciones que, aunque espectaculares, no tenían relación con el propio Beethoven. Y además, cualquier partitura de la obra de Beethoven es una guía detallada de cómo se espera que suene, y cualquier interpretación permitirá al ejecutante una libertad de acción para hacerla sonar sutil o dramática. Una banda de versiones, sin embargo, de la que se espera que reproduzca el sonido original, tiene menos flexibilidad.

Y ahí podemos meter a los grupos de tributo, que puramente lo que hacen es recrear. Éstos lo que intentan es reproducir fielmente el sonido de otra banda más que dejar su huella en él. Y desde Grateful Dead a REM, pasando por los Rolling y los Zeppelin (que desde mi coche veo últimamente muchos carteles de conciertos de esta clase) todos los grupos tienen su propia sombra. Y más aún los Beatles, de los que sus bandas de tributo han hecho prácticamente una industria mundial. Incluso aquí mismo tenemos alguna que goza de indiscutible éxito.

Pero no es éste el caso de los Smithereens.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Not a second time

Si he de decir la verdad, a mí nunca me han interesado las bandas de tributo, aunque debo reconocer que es admirable como estos músicos se esfuerzan por recrear unos arreglos que muchas veces eran demasiado complejos incluso para que los propios Beatles los interpretaran en directo. Cualquiera que haya prestado atención a los arreglos vocales y musicales de los Beatles debe estar de acuerdo en que es difícil no reconocer la destreza de las bandas que los reproducen perfectamente. Es cierto que una gran parte de la música que hicieron los Beatles, grabada capa a capa, limpiada a conciencia en los estudios, usando loops, cintas marcha atrás y otras innovaciones, es muy parecida a la actual música electrónica, y aunque con dificultad, puede transcribirse en partituras que pueden ser aprendidas y recreadas con la misma exactitud que, pongamos por caso, una sinfonía de Shostakovich.

Por eso mismo, también mucha de la música que ofrecen en directo las bandas de tributo, nunca pudieron hacerla así los propios Beatles. Entre sus inicios, a finales de 1962 y 1966, los Beatles grabaron 118 canciones. Pero durante sus años de giras internacionales solo interpretaron en directo 33 de ellas. Y el último disco del que ellos hicieron alguna canción en directo fue el “Rubber Soul”, del ’65. Después de él aún grabaron 100 canciones más repartidas en seis discos. Y ahora, con la tecnología que va más allá de la que tenían los Beatles en su época (samplers, sobre todo) las bandas de tributo pueden interpretarlas todas.

Dicho ésto, y retomando el ejemplo que utilicé antes con Beethoven, cuando un cuarteto de cuerda toca una pieza de Haydn, no se produce una copia exacta de lo que hay en la partitura. Los músicos toman decisiones interpretativas libres sobre los tempos, los balances, los tonos… Y eso es lo que hacen los Smithereens, unen la extrema fidelidad nota-por-nota, con la interpretación personal, ofreciendo lo mejor de ambas opciones. La banda ha tratado el “Meet The Beatles!” como una sinfonía, un artefacto cultural genuino que hay que escuchar intacto. No importa demasiado que “Meet The Beatles!” no sea en realidad un disco propiamente dicho de los Beatles, sino una recopilación hecha por el sello Capitol usando 9 de las 14 canciones que había en el “With The Beatles”, que sí era uno de sus discos ingleses reales, más otras canciones que habían editado en singles. Para los oyentes americanos que descubrieron a los Beatles en aquel momento, como es el caso de los Smithereens, “Meet” tiene una resonancia emocional que no tiene “With”.

Los arreglos en este “Meet The Smithereens!” tienen toda la energía y buenas vibraciones de los originales, e incluso pequeños detalles como los glissandos de teclado de “Little child” y las palmadas grabadas sobre “I want to hold your hand” y “I saw here standing there”, han sido cuidadosamente preservadas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


I want to hold your hand (Beatles)

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


I want to hold your hand (Smithereens)

Pero no los confundiríamos nunca con los Beatles, como sí podría pasar con alguna de sus bandas de tributo. Porque la voz de Pat DiNizio conserva también la oscuridad y originalidad de canciones con la marca de fábrica de los Smithereens, como “Blood and roses” y “A girl like you”; y porque los solos de guitarra, aún siguiendo los contornos de los de George Harrison, no son esclavos de éstos.

Y donde los Beatles optaron por guitarras acústicas, como en “Till there was you”, los Smithereens han optado por mantener la eléctrica, con un toque de distorsión, y abandonando el azúcar y el almíbar que Paul McCartney le echaba con su voz.

Los tonos y efectos de guitarra, y la forma en que hacen las armonías vocales en canciones como “This boy” y “Hold me tight”, son también las propias de los Smithereens de siempre. Y su estilo.

Los Beatles del ’64 y los Smithereens del 2007, todo en uno.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Till there was you

Categorías: Changing of the guards -

10 Comments

  • El dia 27.01.2007, Rafaelo dijo:

    Nunca me habia parado a pensar en ese paralelismo entre la música clásica y el pop, pero usted lo ha explicado de una forma muy acertada. Pensando en ello tiene usted mucha razón en todas sus consideraciones.
    El blog es fantástico, por otra parte. Enhorabuena.

    • El dia 27.01.2007, fab4 dijo:

      Ha sido una grata noticia conocer el disco de los Smithereens, me gustaria saber donde puedo oir el disco entero, si hay alguna web. Que bien que esta banda americana vuelva, aunque sea con temas de otros. Y vaya otros!!
      Los Beatles siempre han sido uno de los grupos elegidos para llenar huecos, hacer homenajes, en el repertorio de las bandas de pop y rock. Y hablando de versiones “atrevidas” por ahí Ambrosius quiza guarde alguna grabación de la cover que hacian en directo los Arden Lagrimas del tema “Straberry field forever”.
      Ah, existe un enlace entre los Smithereens y la música sevillana. Que siiiiiii. Para la grabación de uno de sus discos
      los sevillanos Amphetamine Discharge se fueron a los USA y alli contaron con la colaboracion del batera de los Smithereens como músico de estudio, que chico es el mundo.

      • El dia 27.01.2007, carrascus dijo:

        Vaya, vaya… sangre fresca en los comentarios. Que cunda el ejmplo, que nos quedan por ahí muchos lectores desconocidos.

        Muchas gracias a Rafaelo por sus alabanzas. Procuraremos no defraudarle en los siguientes posts.

        Fab4, a tí tengo que decirte que de momento, que yo sepa (y he buscado bastante) no hay ninguna página en la que se pueda escuchar entero el disco de los Smithereens, de hecho el disco no sale en los USA hasta el día 30, al menos así lo anuncian en Amazon.

        Yo tuve noticias de él por los adelantos al e-mail que me hacen los de la revista “Q”, y como me interesaba bastante lo busqué por ahí, por eso te digo que, aunque sí hay críticas y reseñas, pero canciones no encontré. En la mula apareció y lo bajé, pero para descomprimirlo había que meterle un código, así que fué como si no hiciera nada. Intenté bajarlo de alguna web de pago, pero en las dos o tres que encontré solo podían hacerlo clientes con residencia en los USA. Al final, insistiendo bastante en el Soulseek conseguí bajarlo completo, y después de oírlo decidí escribir el post.

        De todas formas, como por tu comentario parece que conoces a Ambrosio, si te interesa, díselo y a través de él te paso una copia.

        Es curioso también que menciones lo del batería de los Amphetamine Discharge, porque Ambrosio y yo hemos comentado varias veces que nos gustaría escribir un post sobre éste grupo centrándonos en Pol, su batería original, y las vicisitudes que le hicieron salir de él.

        Para mí los Amphetas siempre serán un grupo querido, entre otras cosas porque hicieron una versión de la canción que servía como sintonía de mi programa en la radio, y que la Compañía Malpaso compuso para ello, “El trip de las 5”.

        • El dia 29.01.2007, Microalgo dijo:

          Oye, pues no sé que decirte… comparando las versiones de I want to hold your hand… casi que me quedo con la de los Smithereens (no sé si blasfemo, corríjanme Ustedes).

          Abrazotes!

          • El dia 29.01.2007, carrascus dijo:

            Pues no, D. Micro, no hay nada que corregirle… al fin y al cabo esta es una recreación de una fantástica canción que además está interpretada con una voz que tiene “la oscuridad y originalidad de canciones con la marca de fábrica de los Smithereens”.

            Me alegro que las disfrute.

            • El dia 30.01.2007, carrascus dijo:

              Si os interesó el post que escribimos hace unas semanas sobre Jeff Buckley (“¡Alto!, o mi madre dispara”), a lo mejor os merece la pena volver sobre él porque un anónimo lector que conoce el tema realmente bien ha escrito un largo comentario que aporta muchas cosas más sobre todo ello.

              • El dia 30.01.2007, Microalgo dijo:

                Pues gracias por el aviso, porque no se ven los comentarios más recientes, y uno se pierde cosas.

                Abrazotes.

                • El dia 30.01.2007, carrascus dijo:

                  De nada, D. Micro. Ésto de que haya un enlace para los comentarios más recientes es algo que estamos pensando incluir en el nuevo look que le daremos al blog muy pronto…

                  • El dia 31.01.2007, jl ambrosio dijo:

                    Por cierto, desde que leí este post de Carrascus había algo que me sonaba (un “déja vu”, que se dice) pero no acertaba a dar con lo que era…
                    Hasta que me he caído del burro. En efecto, la maniobra Smithereens ya la había visto (y disfrutado, sobre todo) antes, con aquel magnífico disco de Utopía que se llamó “Deface the music” y donde hacían lo mismo que esta gente, es decir, reproducir al dedillo el sonido de los instrumentos, los arreglos, etc. Las principales diferencias entre “Meet the S.” y “Deface the Music” son, en primer lugar, que los Utopia no se limitaron a un sólo disco de los Bitels, sino que abarcaron prácticamente desde el primero hasta el “Magical Mystery T”, y, en segundo lugar, que no esperaron siete años para hacerlo. Más bien, siete meses…
                    Dicho sea lo cual sin desmérito para el disco de DiFenizio y los suyos, que tan buenos ratos me depararon en los 80.

                    • El dia 31.01.2007, carrascus dijo:

                      Mmmm… “Deface the music”… que buen disco. Hombre, Ambrosio, otra diferencia fundamental es que Todd Rundgren no hacía versiones de las canciones de los Beatles, sino que cantaba canciones propias pero dándoles los diferentes estilos que los Beatles les habían dado a las suyas a través de diversos años.

                      Una vez, cuando yo hacía radio, no recuerdo si en “El Trip de las 5” o en “Píntalo de negro”, dediqué el programa a los Beatles. Pero lo hice poniendo sus canciones más bonitas de las menos conocidas, nada de sus grandes éxitos. Y además hice un concurso regalando no recuerdo qué. Le dije a los oyentes que a medida que fuese pasando el programa y yo fuese hablando de los Beatles, iba a meter un gazapo muy gordo, así que atentos, y el que lo descubriese que llamase a la emisora y se llevaría el premio. Llamó mucha gente dando las contestaciones más diversas y peregrinas sobre lo que oían, hasta que ya bien pasada la mitad del programa llamó alguien que dio la contestación correcta: “una de las canciones que había puesto no era de los Beatles, sino del “Deface the music” de Todd Rundgren y Utopia”.

                      (Required)
                      (Required, will not be published)

                      Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.