Atrapado por el blues de Memphis
Si no te gustan estos colores, recarga la página; gracias.
BAILANDO CON BONGOS
Categorías: Forever Young
Carrascus

Esta es la historia de un disco casi olvidado y del nacimiento del hip-hop. Como muchas historias del hip-hop, y muchas leyendas del pop en general, envuelve a personajes inverosímiles que ascienden desde la oscuridad y se colorean con pasión creativa, violencia, drogas, robos, devoluciones y recompensas.

Es la historia de un DJ del Bronx que se dio a conocer con un disco que sirvió de banda sonora a una película de serie B llamada “El monstruo de dos cabezas”. Y también descubre esta historia que los dos percusionistas más importantes de la historia del rap podrían ser un tío que ha pasado casi toda su carrera de gira con Neil Diamond y otro que tocó con John Lennon y Eric Clapton antes de matar a su madre a cuchilladas y ser recluido en un manicomio.

El disco en cuestión es “Bongo Rock”, editado en 1.972 por The Incredible Bongo Band, y que después de haber sido pirateado durante tres décadas, acaba de ser apropiadamente reeditado por el sello Mr. Bongo, junto al siguiente disco que la banda sacó dos años después, “The Return of the Incredible Bongo Band”.

Creado por un grupo de músicos de sesión de Hollywood que no tenían ni idea de lo que era dar un concierto en directo, el disco es una colección de instrumentales, a veces brillantes, a veces horrorosos, construidos a base de chirriantes metales, sicodélicos riffs de guitarra, teclados funky y percusiones dignas de cualquier banda de heavy.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


The Incredible Bongo Band – Apache

“Bongo Rock”, no obstante, es significativo por ser uno de los pilares musicales del rap. Aunque estas cosas son difíciles de medir con total seguridad, sí que se puede decir que ha sido uno de los discos más sampleados de la historia, si no el que más. Cualquier DJ que se precie, tiene este disco en su colección y los primeros compases de su pieza fundamental, una versión del sesentero “Apache”, es mano de santo para que la pista de baile se convierta en una cosa multitudinaria.

El “Apache” de los Bongo Band ha sido reciclado continuamente en las canciones del rap durante años. Sin ir más lejos Missy Elliott ha ganado un premio de la MTV este año con su canción “We run this”, cuyo argumento central se basa en ella. Y si hacemos caso a Kool Herc, el pionero estilista al que muchísima gente considera como el padrino de éste género musical, “Apache” puede ser considerado como el himno nacional del hip-hop.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Missy Elliott – We run this

La historia de “Bongo Rock”, sin embargo, comenzó mucho antes del que el hip-hop naciera en Nueva York. Y lo hizo de la mano de Michael Viner, un chico blanco que trabajaba para el senador Robert F. Kennedy. Cuando a éste le asesinaron en 1.968, Michael se asoció con un futbolista americano reconvertido en actor y volvió a la industria cinematográfica, que era donde él había dado sus primeros pasos como currante. Se fue haciendo sitio a codazos rápidamente, hasta que se hizo cargo del departamento musical de la Metro Goldwyn Mayer, donde pudo trabajar con Franky Avalon, Sammy Davis Jr. o el mismísimo Frank Sinatra.

Michael era un gran amante de la música, pero aunque Dios no le había dado dotes para ser un gran instrumentista, lo que sí hizo siempre divinamente fue rodearse de gente de mucho talento musical. Y así fue como reunió un grupo para la banda sonora de una película malísima pero muy provocadora, protagonizada por su socio Roosevelt Grier y Ray Milland, que eran una cabeza negra y una blanca respectivamente, unidas a un solo cuerpo. Se grabaron dos piezas instrumentales, “Bongo Rock” y “Bongolia”, que además de en el LP de la banda sonora de la película, se editaron como single y alcanzaron un éxito inmediato.

Es curioso como la compañía discográfica, para las siguientes ediciones del single, se gastó una pasta en sesiones fotográficas para que este casi ficticio grupo apareciese en la portada en todo su esplendor. Sin embargo, cuando la gente comenzó a ver a Michael y a tantos otros chicos blanquitos en la banda, dejó de comprar el disco. Así que hubo que volver a sacarlo con su genérica portada negra original.

En vista del éxito, procedía grabar un LP completo. Y comenzar la historia de los dos percusionistas de los que os hablaba al principio. De acuerdo con su nombre, The Incredible Bongo Band, el núcleo de la banda, además de Michael, eran dos poderosísimos percusionistas. Por una parte estaba King Errisson, que tocaba el bongo y la conga, y que desde tocar limbo para los turistas de su Bahamas natal, había saltado a hacer lo mismo en los hoteles de Miami y posteriormente había llegado a Nueva York a tiempo de vivir la escena jazzística de los primeros años 60, donde se hizo amigo de Cannonball Adderley y Miles Davis. Cuando la Motown se mudó desde Detroit a Los Angeles, King se mudó allí también con un contrato en dicha discográfica que le permitió ser músico de sesión en casi todos los discos que desde entonces grabaron los Temptations, los Four Tops, los Jackson 5 y las Supremes.

Mi educación musical real tuvo lugar en Los Angeles, que es donde estaban los mejores músicos del mundo. Ese era mi universo. Yo hacía cuatro o cinco sesiones al día con artistas diferentes. Y si tú no aprendes nada así es que la música no es lo tuyo.

El batería de la Bongo Band era Jim Gordon, al que todos recuerdan mucho más porque también formaba parte del grupo Derek and the Dominoes. Seguramente habrás oído innumerables veces la canción “Layla”; pues el piano que suena en la parte final lo toca él, y además Jim Gordon fue co-autor de la canción junto a Eric Clapton. A Jim además podemos oírle en incontables discos de, entre otros, John Lennon (en el “Imagine”), George Harrison, Traffic, Frank Zappa, Steely Dann, los Monkees… un músico absolutamente increíble.

Bueno, pues cuando salió, el disco “Bongo Rock” no se comió el mundo ni mucho menos, más bien fue el mundo quien se lo comió a él, y pasó muy desapercibido. La banda se metió en los estudios para grabar otra cosa, a ver si al tener canciones menos conocidas, era más fresca y funcionaba mejor, y grabaron “The Return of Incredible Bongo Band”… pero la cosa fue todavía peor.

En vista de lo cual, la aventura terminó y la banda se disgregó; bueno, se disgregaron los tres o cuatro miembros estables, porque los demás eran músicos de sesión que les rodeaban. King Errisson comenzó entonces su trabajo con el grupo de acompañamiento de Neil Diamond, y ahí sigue todavía.

Jim Gordon, por su parte, se sumergió de cabeza en la faceta más tópica del mundo del rock. Después de años de vida entre lujos y de mantener su reputación como músico de confianza, pasó a ser famoso como uno de los drogadictos más tirados. Dejaron de llamarlo para tocar en sesiones y comenzó a obsesionarse con voces que oía en su cabeza. Después de una serie de episodios violentos y de ingresar voluntariamente una temporada en una institución psiquiátrica, en 1.983 asesinó a su madre con un cuchillo, porque la suya era una de las voces que le atormentaban en su mente. Desde entonces está ingresado en el Hospital de Salud Mental de Atascadero (que también tiene cojones el nombrecito del sitio), y sobrevive sin demasiados problemas gracias a los royalties de sus canciones, sobre todo de “Layla”.

Saltamos atrás en el tiempo y volvemos a 1.972, donde un joven jamaicano del Bronx, al que solían contratar como DJ en toda clase de fiestas bajo el nombre de Kool Herc, descubrió el “Bongo Rock” a través de otro DJ amigo suyo. Él ya había escuchado el single y le había gustado mucho, pero esa canción… “Apache”… era otra cosa. Como ya has escuchado, comienza con King Errisson y Jim Gordon aporreando los tambores en equipo, y va ascendiendo como un despliegue de fuegos artificiales con estallidos del órgano, los metales y la guitarra surfera, explotando en una lluvia de ritmos del bongo y la batería. Kool Herc usaba esta canción para llenar la pista de baile.

La técnica de Kool, por la que era tan apreciado como DJ, consistía en poner varios discos en varios platos a la vez e ir haciendo sonar partes de ellos uno por uno (lo que él bautizó como Merry-Go-Round). Esto evolucionó cuando se compró varias copias de ciertos discos, lo que le permitía extender las partes percusivas de las canciones indefinidamente a través de las manipulaciones que iba haciendo con los platos giradiscos, creando loops percusivos hipnóticos. El “Bongo Rock”, principalmente “Apache”, aunque también otras de sus canciones, fue el primer disco que usó para hacer esto. Otros DJs fueron copiando y mejorando su técnica, usando breakbeats, cuando comenzaron a conocerse los samples, para rodear las canciones, las melodías y los gritos de los MCs… El rap había nacido.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Sugarhill Gang – Apache

Desde entonces, el “Bongo Rock” no ha estado lejos del alcance de los manipuladores musicales. Siguió la versión rap que Sugarhill Gang hizo del “Apache” en 1.981, y luego LL Cool J, Moby, Nas, e incontables otros artistas. Pero el encanto de “Apache” ha obsesionado también a los fans. El año pasado, Michelangelo Matos, un escritor musical, recopiló una historia de la canción, trazando su evolución desde la primera versión conocida (muy dulce y suave) en 1960 del guitarrista inglés Bert Weedon; a través de otras versiones mucho más vivas, como la de los Shadows, los Ventures o el guitarrista danés Jorgen Ingmann, que la llevó al número uno de las listas de medio mundo (incluidos los USA); hasta las modernas versiones sampleadas de la actualidad.

El renacimiento musical de la Bongo Band trajo, lógicamente, olor a dinero. Según el contrato original, la Metro Goldwyn Meyer se embolsaba todos los dólares que produjesen los derechos de las grabaciones durante los primeros ocho años, pasados los cuales, éstos pasarían a Michael Viner. Pero durante ese tiempo la compañía había vendido, comprado y vuelto a vender los derechos, por lo Michael tuvo que hacer un verdadero trabajo detectivesco para poder reclamar su propiedad, la cual no pudo asegurarse hasta 1.990. Pero seguir el rastro a los incontables pirateadotes del disco, así como a los centenares de músicos que han usado las canciones para sus samples, y exigirles el pago de los derechos es otra cosa muy distinta.

Lo que estoy intentado es que desaparezcan del mercado las grabaciones ilegales, aunque no estoy teniendo mucho éxito. Y es que entre ellas hay cosas increíbles. Mis favoritos son los discos que nunca hicimos. Por ejemplo ”Vincent Miner’s Incredible Bongo Band Promo CD”, una cosa sorprendente; o el disco “Killer Funk”, con nuestro nombre de Incredible Bongo Band, que en eBay se está vendiendo a 80 dólares, y que en realidad es una reedición del “Bongo Rock” que hizo en el año 2.000 un sello inglés que ya no existe, por la que nunca pagó derechos.

Michael Viner incluso contrató a gente para que siguiese los rastros de los pagos por el uso de los samples en los casos en que se usó una parte sustancial de las grabaciones de la Bongo Band, pero ya ha desistido de seguir buscando. Los actuales artistas de rap pagan muy felizmente por el imprimatur que les da el uso de las grabaciones originales de la Bongo Band, no solo porque estén cargadas de historia, sino también porque son extraordinariamente funkies.

Y como nunca hay que perder una oportunidad de hacer negocio, Michael Viner ha reclutado una nueva versión de la Incredible Bongo Band, que actualmente está terminando de grabar un nuevo disco y planea dar bastante conciertos e incluso hacer amplias giras.

La formación no es la misma, lógicamente. No solo Jim Gordon está ausente, también Perry Botkin se retiró de las sesiones de alquiler para dedicarse a investigar en la música electrónica experimental en su casa. Pero en cambio está envuelto en el asunto el propio Kool Herc; y King Errisson, quien tocaba los bongos en la grabación original, también ha vuelto al frente en vista de que Neil Diamond se está tomando un año sabático y tiene tiempo disponible. Aunque esta vez tiene mucho más acusado el sentido del negocio.

En aquellos tiempos yo estaba demasiado ocupado y no prestaba atención al uno por ciento que Michael Viner me ofrecía de los royalties. Yo solo le decía de vez en cuando “Tío, págame”, y cogía lo que él me daba, ya sabes. Pero las cosas cambian, ahora no es lo mismo. Para el disco que estamos grabando tengo un contrato más ventajoso. Fifty-Fifty… así son las cosas.

El disco parece que estará lleno de buenas melodías y todos confían en él. ¿El título? Michael tiene muy claro como debe llamarse: “Sample it”.

Categorías: Forever Young -

14 Comments

  • El dia 11.12.2006, Vinué dijo:

    ¡Esselente!

    • El dia 11.12.2006, carrascus dijo:

      ¡Grasiaaaaa!

      • El dia 11.12.2006, jl ambrosio dijo:

        ¿La cosa con dos cabezas? ¡Qué obsceno!
        Y hablando de obsceno, con esto del radioblogin’…kiyo, pon el Hinno Nacional, que debe ser la pieza más erótica jamás compuesta, que la pones en cualquier acto oficial y se levantan todos los miembros….

        • El dia 11.12.2006, EuLaliA dijo:

          Pues ya ves, yo pensaba que “Apache” era una cosa original de los Shadows, ni me imaginaba que habia dado tantas vueltas. Gracias por la aclaracion, Carrascus, aqui sigue aprendiendose siempre alguna cosa interesante.

          • El dia 12.12.2006, Microalgo dijo:

            En cualquier caso, oyendo a los Shadows se da uno cuenta de qué fuente beben Knopfler and the Wailers…

            (A no ser que haya una fuente alternativa que yo no conozca, en cuyo caso agradeceré corrección y/o enmienda).

            • El dia 12.12.2006, Microalgo dijo:

              Por cierto, gracias por el “Breathless” del radioblog. Qué de tiempo. Qué tiempos.

              • El dia 12.12.2006, carrascus dijo:

                Fuentes hay muchas, amigo Microalgo, pero pocas con tan buen gusto como ésta de los Shadows. Para los guitarristas hay pocos espejos mejores en los que mirarse que el de Hank Marvin, el guitarrista de ese grupo.

                Al que, por cierto, homenajeó Neil Young en una de sus canciones.

                • El dia 12.12.2006, jlambrosio dijo:

                  Ah, Hank Marvin. Me estás haciendo recordar la cabellería de Don Curro, permanente altar dedicado al solista de The Shadows y sus discos…

                  • El dia 12.12.2006, EuLaliA dijo:

                    Oye, ya se que no tiene nada que ver con esto pero tengo curiosidad y se que vosotros sois muy listos…….. y yo muy pelota.

                    ¿Sabe alguien que es y por que ese logo monstruoso que sale hoy en el Google? Yo se que normalmente cambian uno o varios dias su logo de acuerdo con alguna fecha que lo propicia, pero esto que parece el cartel de “Se lo que hicisteis el ultimo verano” no se me ocurre a cuanto de que viene.

                    Gracias por anticipado.

                    • El dia 12.12.2006, carrascus dijo:

                      Nada, Lali, no te cortes nunca por preguntar lo que sea. Ya te contestará alguien y peor es quedarse en la ignorancia.

                      Tus dudas de hoy puedo yo mismo resolvértelas en parte. El logo del Google está diseñado sobre un cuadro que se llama “El grito” y que es el más famoso de los que pintó el noruego Edvard Munch. Es un pintor bastante célebre, que vivió desde la mitad del siglo 19 a la mitad del 20, y desde el Impresionismo, influído sobre todo por Gauguin y Van Gogh pasó a tener un estilo propio que se refleja en este cuadro, por ejemplo.

                      Sobre lo que no puedo decirte nada es por qué Google ha elegido este cuadro para su logo, porque he estado rastreando un poco por ahí y no es aniversario de nada del pintor ni del propio cuadro, ni ha pasado nada, que yo sepa, con relación a ellos. Sí sé que este cuadro lo robaron del museo hace dos años y lo recuperaron este verano pasado, pero, vamos, no creo que ese sea el motivo para celebrarlo ahora, después de varios meses.

                      En fin, siento no poderte ayudar más. Un beso.

                      • El dia 13.12.2006, EuLaliA dijo:

                        ¿Que sientes no ayudarme mas? Si, hombre, pues anda que no me has ayudado.

                        No conocia a este pintor, pero he puesto su nombre en el Google y he descubierto a un personaje interesantisimo, al que le han pasado tantas cosas como a esos que salen en tus posts. Y sus cuadros son increibles.

                        Muchas gracias por todo. Por cierto, si se puede todavia me podrias meter en la radioblogin la cancion “Caravan” de Van Morrison, es otra con la que tambien he tenido faenas muy satisfactorias.

                        • El dia 13.12.2006, carrascus dijo:

                          Marchando el “Caravan” que, por cierto es una de mis favoritas, si no la que más, de este hombre.

                          • El dia 18.02.2009, Maia dijo:

                            Ni caso… hay gente que no solo sabe, sino que sabe decir que sabe. Gracias Carrascus.

                            • El dia 18.02.2009, carrascus dijo:

                              Oye… qué bonito eso que me has dicho, Maia. Espero que te sientas bienvenida aquí y en adelante me digas más cosas como ésa. Un beso.

                              (Required)
                              (Required, will not be published)

                              Si quieres poner una afoto en tu comentario, pega el enlace aquísh. Muuusho cuidao con lo que ponemoh.